Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 14 abril 2014
Astronomía

Posible hallazgo de una exoluna

Un análisis de datos revela la posible detección de una exoluna (un satélite en órbita a un planeta de fuera de nuestro sistema solar). Las señales percibidas no son, sin embargo, lo bastante claras como para poder descartar que lo detectado sea la huella de una interacción entre una estrella y un planeta cercano a ella. El descubrimiento se ha hecho a través de la observación de un caso fortuito de encuentro (desde la perspectiva visual de la Tierra) entre objetos cósmicos de nuestra galaxia, el cual sólo puede ser contemplado una vez. Debido al carácter único del fenómeno, será muy difícil resolver el enigma, ya que no habrá otra oportunidad de observar el candidato a exoluna desde la Tierra en las condiciones tan ventajosas de observación de las que se ha disfrutado en esta ocasión.

No obstante, sí es previsible que se den más casos como éste, de fugaces detecciones de lunas en órbita a planetas de fuera de nuestro sistema solar.

La investigación en la que se ha hecho la posible detección de esta exoluna es obra de un equipo de científicos de instituciones en Japón, Nueva Zelanda y Estados Unidos, incluyendo, entre otros, a David Bennett, de la Universidad de Notre Dame en Indiana, Estados Unidos, y ha sido financiada por la NASA. Las observaciones se hicieron usando mayormente telescopios en Nueva Zelanda y Tasmania. La técnica empleada, basada en el efecto de microlente gravitacional, aprovecha alineaciones casuales entre estrellas. Cuando una estrella en primer plano pasa entre nosotros y una estrella más distante, la más cercana puede actuar como una lente de aumento, enfocando y aumentando el brillo de la luz de la estrella más alejada. Estos eventos de incremento del brillo duran normalmente un mes, más o menos.

[Img #19305]
Si la estrella en primer plano, o lo que en estas circunstancias los astrónomos llaman lente, tiene un planeta girando a su alrededor, éste actuará a su vez como segunda lente para aumentar aún más el brillo o disminuirlo. Estudiando cuidadosamente estos sucesos, los astrónomos pueden determinar la masa de la estrella en primer plano en relación con su planeta.

En algunos casos, sin embargo, el objeto en primer plano puede ser, en vez de una estrella, un planeta errante (que no está en órbita a ningún sol). Los investigadores podrían entonces poder medir la masa del planeta en relación con el objeto que lo orbita: una luna.

En el nuevo estudio, la naturaleza del objeto en primer plano que hace de lente no está clara. La proporción del cuerpo mayor respecto a su compañero más pequeño es de 2.000 a 1. Eso significa que la pareja podría ser tanto una estrella tenue y pequeña orbitada por un planeta con 18 veces la masa de la Tierra, o un planeta más masivo que Júpiter orbitado por un satélite que pesaría menos que la Tierra.

Las limitaciones para conocer con suficiente certeza y precisión la distancia son también otra barrera que contribuye a mantener el misterio sin resolver. En definitiva, la verdadera identidad del candidato a exoluna y su compañero, un sistema llamado MOA-2011-BLG-262, permanecerá desconocida.

La supuesta exoluna, si lo fuera realmente, estaría en órbita a uno de tales planetas errantes o interestelares. El planeta podría haber sido eyectado de los confines polvorientos de un sistema planetario joven, arrastrando y manteniendo junto a él a su luna compañera.

Información adicional

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress