Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 3 mayo 2011
Ecología

Algas para combatir la peligrosa contaminación radiactiva por estroncio-90

El estroncio-90 es uno de los materiales de fisión más peligrosos creados en el interior de un reactor nuclear. Es común en la basura nuclear, como por ejemplo en los aproximadamente 300 millones de litros de lodo radiactivo almacenados en Estados Unidos.

En la central nuclear de Fukushima Daiichi, será necesario ocuparse del estroncio-90 durante los largos trabajos tendentes a recuperar el control de la central, procesar los residuos nucleares, y limpiar someramente los alrededores.

En un nuevo estudio, se ha profundizado en las peculiaridades de un alga común de agua dulce y su notable capacidad para eliminar el estroncio del agua. Conocer lo bastante a fondo cómo funciona el mecanismo que permite tal capacidad, podría ayudar a los científicos a diseñar métodos para eliminar el estroncio radiactivo procedente de los residuos nucleares.

Los autores del nuevo estudio, de la Universidad del Noroeste y el Laboratorio Nacional de Argonne, ambas Instituciones en Estados Unidos, son los primeros en demostrar cuantitativamente cómo la Closterium moniliferum, una de las algas verdes vistas a menudo en los estanques, es capaz de atrapar al estroncio (en forma de cristales de sulfato de bario y estroncio).

Este nuevo conocimiento puede ser el punto de partida para diseñar un sistema práctico de procesamiento de residuos nucleares que maximice el aislamiento del estroncio. Las opciones de diseño incluyen usar las algas para el biosaneamiento directo de los residuos o de sus derrames accidentales en el medio ambiente, o desarrollar un nuevo proceso para el tratamiento de los residuos inspirado en el funcionamiento de las algas.

[Img #2219]
Los investigadores no saben cuán bien podrán sobrevivir las algas en un ambiente radiactivo, aunque han demostrado ser resistentes a otros entornos agresivos.

El problema de los residuos nucleares no es fácil de resolver. Tal como indica Derk Joester (Universidad del Noroeste), del equipo de investigación, incluso si todos los reactores nucleares se cerraran mañana, el volumen existente de basura nuclear es grande, y su almacenamiento resulta carísimo.

El estroncio-90 tiene un periodo de semidesintegración de unos 30 años, es químicamente muy similar al calcio y por eso pasa con facilidad a los huesos. El riesgo de cáncer por la exposición al estroncio-90, cuando está unido a los huesos durante muchos años, es muy alto.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress