Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 4 mayo 2011
Antropología

El descubrimiento de unas herramientas de hueso en Atapuerca demuestra la diversidad de usos de este espacio hace 350.000 años

Hasta ahora, por la cantidad de restos líticos aparecidos, más de 20.000, se había considerado que el nivel 10 del yacimiento de Gran Dolina (TD10), en Atapuerca (Burgos), había sido un importante campamento hace unos 350.000 años, donde se habrían establecido a lo largo del tiempo diferentes grupos de Homo heilderbergensis.

Un reciente estudio, basado en el análisis de unas herramientas de hueso y que ha sido publicado en el Journal of Human Evolution (JHE), presenta los resultados de una investigación dirigida por el IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social) donde se demuestra que este nivel también se utilizó de manera puntual para efectuar actividades muy expeditivas. De esta manera se demuestra por primera vez la diversidad de usos del espacio de TD10, lo que avala la complejidad social de aquellas sociedades prehistóricas.

En el conjunto de herramientas de hueso estudiadas se incluyen algunas que parecen haber sido elaboradas con fragmentos de bóvidos. Las incisiones observadas al microscopio indican que no pertenecen a las típicas marcas de corte, dejadas por los homínidos durante el proceso de descarnación de los animales, sino a su uso como herramientas, ya que la morfología de estas señales es muy similar a la que se observan en piezas líticas.

"De esta manera entendemos que el hueso se utilizaría de forma alternativa a la piedra y de forma puntual, dada la presencia de material lítico que hay en Gran Dolina", declara Jordi Rosell. La técnica principal que utilizan para confeccionar instrumentos con hueso es la percusión.

Entre las piezas de hueso localizadas sobresale un retocador que servía de apoyo para presionar sobre el borde de las lascas de sílex y producir muescas de manera controlada. "Así es más sencillo producir las herramientas que necesitaban más elaboración, como las raederas", señala Jordi Rosell, investigador principal del artículo dado a conocer en el JHE. "Se trata de un objeto muy utilizado posteriormente entre los neandertales (más de 20.000 años más tarde) y, por tanto, el de Gran Dolina podría ser uno de los más antiguos del mundo", subraya el mismo científico.

Por otra parte hay una pequeña colección de huesos retocados como si fueran sílex. No se sabe, sin embargo, todavía, por qué empleaban el hueso y no materias líticas, ya que estas últimas son muy abundantes en la zona. "Defendemos, en todo caso -declara Rosell-, que los huesos retocados de Gran Dolina están más relacionados con actividades expeditivas y [Img #2240]puntuales que con cuestiones planificadas. Su significado real aún lo tenemos que valorar, porque siempre habíamos defendido que en TD10 se instalaban los grandes campamentos, pero claro, TD10 tiene tantos años de formación, más de 10.000, que en ese tiempo pueden haber pasado mil cosas", apunta Jordi Rosell.

"Una explicación plausible -según el mismo arqueólogo- puede ser que efectivamente hubiera grandes campamentos, pero entre uno y otro pasen algunos hechos en episodios breves, que de momento desconocemos, y se registren este tipo de actuaciones. O sea, que esta industria ósea se puede corresponder a visitas muy esporádicas de grupos que la utilizan como refugio y hacen actividades muy rápidas como, por ejemplo, utilizar la cueva durante uno de sus trayectos para comer algo deprisa y, para no malgastar las propias herramientas, utilizan cualquier elemento ya preexistente, como los huesos.

"Son más elementos de discusión que nos deben permitir averiguar el comportamiento complejo de las sociedades que nos han precedido", augura Jordi Rosell. (Fuente: IPHES)


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress