Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 23 junio 2014
Biología

Telomerasa, cáncer y la fuente de la juventud

Unos científicos han presentado los resultados de un estudio que es el primero de su tipo y en el que han observado a escala atómica una interacción clave de la telomerasa, una enzima a menudo descrita popularmente como el reloj de arena de la vida.

 

La telomerasa desempeña un papel crucial en el mantenimiento del material genético de la célula, los cromosomas. Cada vez que una célula de una persona se divide, hace una segunda copia de los 46 cromosomas y envía una copia a cada una de las dos células resultantes. A medida que se producen las copias, en cada replicación se recorta un pedazo de las puntas que protegen a los cromosomas, los denominados telómeros. Esos cromosomas cada vez más cortos son una de las razones por las que las células envejecen. En el pasado se creía que la célula dejaba de replicarse cuando sus telómeros habían desaparecido por completo. Luego, a partir de investigaciones pioneras como la que expusimos en un artículo (http://www.amazings.com/ciencia/noticias/030402a.html) que los redactores de NCYT de Amazings publicamos el 3 de abril de 2002, comenzó a asumirse que una célula vieja deja de replicarse cuando sus telómeros son demasiado cortos para trabajar debidamente.

 

El caso es que, después de toda una vida de producirse divisiones de células, los telómeros se acortan hasta una longitud que impide las futuras replicaciones de la célula, la cual finalmente muere sin dejar a otra que ocupe su lugar. En ese sentido estricto, el envejecimiento es una simple cuestión de telómeros.

 

Las células cancerosas superan esa limitación del ciclo normal de la vida produciendo telomerasa que repara aquellos extremos del cromosoma que estén demasiado recortados. Si no se acortan hasta el límite crítico citado, las células pueden dividirse por tiempo indefinido. Esto es lo más parecido a la inmortalidad, entendida como ausencia de envejecimiento. Por ejemplo, hoy en día siguen vivas y reproduciéndose células de Henrietta Lacks (ver nuestro artículo, http://noticiasdelaciencia.com/not/8060/), una mujer fallecida en 1951. Ésta es la primera línea inmortal conocida de células humanas. (La inmortalidad se refiere a que las células continúan creciendo y dividiéndose por tiempo, en principio, indefinido, si cuentan con un medio de cultivo adecuado).

 

La telomerasa normalmente se encuentra activa en las células fetales; luego, poco después del nacimiento, se desactiva en todas las células excepto en células madre normales y en algunas células del sistema inmunitario.

 

[Img #20614]

 

Conocer a fondo el mecanismo del ensamblaje de la holoenzima telomerasa (la unidad más importante del complejo de la telomerasa) traería a la humanidad una cantidad ingente de nuevas y espectaculares aplicaciones médicas. Sin embargo, obtener ese conocimiento ha demostrado ser un desafío muy difícil, y es muy poco lo que se sabe de esa enigmática maquinaria reguladora del tiempo de vida de cada ser.

 

Un paso importante hacia dicho conocimiento se ha logrado ahora gracias a la primera descripción a escala atómica de una interacción clave en el complejo de la telomerasa, llevada a cabo por el equipo de Julian Chen, profesor de química y bioquímica en la Universidad Estatal de Arizona en la ciudad estadounidense de Tempe, y Ming Lei, quien ahora dirige el nuevo Centro Nacional de Ciencia de las Proteínas, una institución con sede en Shangái y adscrita a la Academia China de Ciencias.

 

En su núcleo, la telomerasa está compuesta por dos componentes principales: Uno es una proteína catalítica que sintetiza ADN a partir de una plantilla situada en el interior. El otro es un componente de ARN intrínseco. Chen y sus colaboradores han desarrollado hace poco un modo para purificar mucho un fragmento independientemente funcional de la telomerasa. Este fragmento proteico funcional de la telomerasa se denomina TRBD (por las siglas en inglés de "Telomerase RNA Binding Domain"). Además, el grupo de Chen empleó su proteína purificada para determinar la región específica dentro del TRBD responsable de enlazar un fragmento del componente de ARN de la telomerasa, denominado CR4/5.

 

La colaboración con el grupo de Lei permitió a los dos laboratorios generar TRBD con un alto grado de pureza y ensamblarlo con éxito con el CR4/5, para someter el conjunto a cristalografía de rayos X.

 

La cristalografía de rayos X implica bombardear el complejo con rayos X de alta energía, que entonces se dispersan. Interpretando el patrón de dispersión, el laboratorio de Lei pudo determinar la estructura cristalina del complejo proteína-ARN, proporcionando información importante sobre el enlace del ARN por la proteína.

 

Los misterios de la telomerasa están empezando a quedar al descubierto, con el trabajo exhaustivo de los investigadores de este campo. Los hallazgos de los profesores Chen, Lei y otros están mejorando el conocimiento científico sobre esta enzima tan importante, al desvelar poco a poco sus secretos, los cuales servirán para ayudar al desarrollo de terapias que mejoren la salud humana.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress