Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 18 agosto 2014
Ecología

Medición del efecto atmosférico positivo de los árboles sobre salud humana en zonas urbanas

Los árboles plantados en áreas urbanas no son meros adornos para hacer más bonitas las calles sino que ayudan a descontaminar el aire, contribuyendo así a proteger la salud de la gente.

 

En una investigación reciente, realizada, entre otros, por especialistas de la NRS (Northern Research Station, o Estación de Investigación del Norte), perteneciente al Departamento de Agricultura del gobierno estadounidense (USDA), se ha hecho una medición aproximada, mediante estimaciones basadas en modelación digital, de este efecto sobre la salud humana, para el caso de Estados Unidos. Cabe esperar valores similares para naciones que sean parecidas en su organización de las zonas urbanas.

 

Las conclusiones del estudio son contundentes: Los árboles están salvando cada año más de 850 vidas humanas previniendo 670.000 casos de síntomas respiratorios agudos.

 

Aunque la reducción de la contaminación a través de los árboles equivale a una mejora promedio de la calidad del aire de menos del 1 por ciento, el efecto de esa mejora es sustancial dentro de una población grande.

 

Pasando al aspecto meramente económico, los investigadores calcularon el ahorro en gastos sanitarios, por esos efectos sobre la salud humana, de la reducción de contaminación del aire. La cifra ahorrada asciende a casi 7.000 millones de dólares cada año.

 

[Img #21722]

 

En el estudio, llevado a cabo por el equipo de Dave Nowak y Eric Greenfield, de la NRS, así como Satoshi Hirabayashi y Allison Bodine del Instituto Davey, en Kent, Ohio, Estados Unidos, se tuvieron en cuenta cuatro agentes contaminantes para los cuales la Agencia estadounidense de Protección Ambiental (EPA) ha establecido normas de calidad del aire: dióxido de nitrógeno, ozono, dióxido de azufre, y materia particulada con tamaño de partícula inferior a los 2,5 micrones de diámetro aerodinámico. Los efectos sobre la salud provocados por la contaminación del aire incluyen daños en los sistemas pulmonar, cardiaco, vascular y neurológico. En Estados Unidos, aproximadamente 130.000 muertes relacionadas con materia particulada del tamaño indicado, y 4.700 muertes relacionadas con el ozono, durante 2005, se atribuyeron a la contaminación del aire.

 

El efecto que sobre la salud humana tienen los árboles en las zonas urbanas es mucho más importante que el ejercido por los árboles rurales, debido a su proximidad a una mayor cantidad de gente y que está más amenazada que la que disfruta del aire limpio del campo. Por otra parte, como resulta obvio, cuanto mayor es la cantidad de árboles en una zona urbana, tanto mayor es la disminución de la contaminación, y cuanto más grandes son esa disminución de la contaminación y la densidad de población en la zona, mayor será el valor de los beneficios para la salud humana.

 

Los árboles eliminan la contaminación del aire al interceptar la materia particulada en las superficies vegetales y al absorber gases contaminantes a través de los estomas de las hojas.

 

Las simulaciones por ordenador usando datos ambientales locales revelan que los árboles y los bosques en el territorio continental de Estados Unidos eliminaron 17,4 millones de toneladas de materia contaminante del aire en 2010, con efectos en la salud humana valorados económicamente (por ahorro en gastos sanitarios y similares) en 6.800 millones de dólares. Como resulta previsible, la mayor parte de la acción de los árboles se produjo en las zonas rurales, por la gran cantidad de estos que suele haber allí, mientras que la mayor parte de los beneficios para la salud humana se registraron dentro de las zonas urbanas, por la mayor población en tales áreas.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress