Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 21 agosto 2014
Medicina

El inesperado papel de la autosugestión en el asma

Una nueva investigación revela que el mero hecho de creer que un olor es potencialmente perjudicial puede incrementar la inflamación de las vías respiratorias en personas asmáticas durante al menos 24 horas después de la exposición. El hallazgo subraya el papel que las expectativas pueden tener en la aparición de síntomas de ciertas enfermedades.

 

Los asmáticos se angustian a menudo ante olores penetrantes, aunque no tengan constancia de que puedan provocarles ataques de asma. Los resultados del nuevo estudio, llevado a cabo por el equipo de Cristina Jaén, del Centro Monell de Química de los Sentidos, en Filadelfia, Estados Unidos, demuestran que si la persona con asma cree que un olor es perjudicial, su cuerpo reaccionará como si este efectivamente lo fuera. “Tanto los pacientes como el personal sanitario deben entender cómo pueden influir las expectativas sobre olores en los síntomas de la enfermedad”, subraya Jaén.

 

El asma es una dolencia inflamatoria crónica de los pulmones. Millones de personas en el mundo lo padecen. Solo en Estados Unidos, hay 25 millones. La enfermedad puede interferir con la calidad de vida. Las vías respiratorias de los asmáticos son sensibles a estímulos que pueden inflamar y comprimir dichas vías respiratorias, dificultándoles la respiración. Hay muchos tipos de agentes estimulantes del asma, incluyendo el polen, el polvo, sustancias irritantes y alérgenos. Las emociones fuertes y el estrés pueden también desencadenar síntomas de asma.

 

Dado que el asma todavía no tiene una curación clara, es importante que las personas con la enfermedad sepan cómo gestionar sus síntomas para ayudar a prevenir ataques severos de asma.

 

Muchas organizaciones de salud listan fragancias como desencadenantes de asma, lo que lleva a los pacientes a sentirse con ansiedad cuando son expuestos a olores desconocidos, aunque sean agradables como en el caso de los ambientadores. La investigación actual fue llevada a cabo para determinar si los síntomas del asma desencadenados por olores pueden ser suscitados o empeorados por unas expectativas negativas asociadas.

 

[Img #21794]

 

En el estudio, se expuso a 17 personas, catalogadas como asmáticos moderados, al olor del alcohol fenetílico durante 15 minutos. Descrito a menudo como un aroma a rosas, el alcohol fenetílico es considerado como una sustancia odorante “pura”, sin cualidades irritantes fisiológicas asociadas.

 

A ocho sujetos se les dijo que el olor tenía propiedades terapéuticas potenciales, mientras que a nueve se les dijo que podía causar potencialmente problemas respiratorios moderados.

 

Durante la presentación del olor, los sujetos puntuaron las propiedades sensoriales del aroma, incluyendo la intensidad, la capacidad de irritación y la molestia causada. Se recogieron mediciones de la función pulmonar y de la inflamación de las vías respiratorias, antes e inmediatamente después de la exposición, y de nuevo 2 y 24 horas tras ella.

 

Las creencias de los sujetos sobre el olor, en especial las de que era potencialmente perjudicial (desencadenante de asma) o terapéutico, influyeron tanto en sus respuestas psicológicas como fisiológicas a la exposición al aroma.

 

Las personas a las que se les dijo que el olor era potencialmente perjudicial lo clasificaron como más irritante y molesto, comparados con aquellas que pensaban que era terapéutico.

 

Además, la inflamación de las vías respiratorias se incrementó inmediatamente después de la exposición al olor en los sujetos que creían que éste podría ser perjudicial, y seguía elevada 24 horas más tarde.

 

No hubo incremento de la inflamación cuando el olor fue anunciado como terapéutico, incluso en individuos que se describían como sensibles a perfumes y otros olores.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress