Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 3 septiembre 2014
Astronomía

Sucesión inesperada de feroces erupciones volcánicas en Ío, el astro con mayor vulcanismo de todo el sistema solar

El vulcanismo que existe en Ío, una luna del planeta Júpiter, supera con creces al actual de la Tierra y de cualquier otro astro de nuestro sistema solar. Aparte de las erupciones volcánicas normales, en ocasiones, por lo general una vez cada año o cada dos años, se desencadenan erupciones gigantescas, visibles de forma clara desde el espacio. El año pasado, extrañamente, ocurrieron tres erupciones volcánicas masivas en un periodo de dos semanas.

 

El fenómeno ha sido analizado de modo minucioso, y el equipo de Imke de Pater, catedrática de astronomía en la Universidad de California en Berkeley, y Ashley Davies, vulcanólogo del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, ambas instituciones en Estados Unidos, ha llegado ahora a la conclusión de que esas erupciones formidables, que pueden incluso ser vistas desde la Tierra mediante telescopios, y que, al parecer, expulsan material a cientos de kilómetros sobre la superficie, podrían ser mucho más comunes de lo que se creía.

 

Ío, la más interior de las cuatro grandes lunas galileanas de Júpiter, tiene 3.630 kilómetros de diámetro (cerca de 2.300 millas). Es el único lugar conocido en nuestro sistema solar que tiene volcanes que expulsan lava muy caliente, como hacen los de la Tierra. Debido a la baja gravedad de Ío, las erupciones grandes crean un colosal surtidor de “escombros” que llega a gran altura en el espacio.

 

Las tres llamativas erupciones presentan similitudes con eventos pasados que expulsaron decenas de kilómetros cúbicos de lava sobre cientos de kilómetros cuadrados en un período corto de tiempo.

 

Estas nuevas erupciones son de una clase relativamente rara en Ío considerando su dimensión y su emisión térmica asombrosamente alta. La cantidad de energía emitida por estas erupciones implica que brota de fisuras en el terreno un volumen muy grande lava por segundo, formando flujos que se extienden rápidamente por la superficie de Ío.

 

[Img #22037]

 

Espectacular foto en infrarrojos de Ío, tomada desde el Telescopio Gemini Norte, en el pico del Mauna Kea, Hawái, y en la que se aprecia claramente el “fogonazo” de la pavorosa erupción volcánica del 29 de agosto de 2013. (Imagen: NSF/NASA/JPL-Caltech/UC Berkeley/Gemini Observatory)

 

Los tres episodios, incluyendo el mayor y más potente, ocurrido el 29 de agosto de 2013, probablemente se caracterizaron por "cortinas de fuego" creadas por la lava que salía expulsada por fisuras de quizás varios kilómetros de largo.

 

De Pater descubrió las dos primeras erupciones masivas el 15 de agosto de 2013, en el hemisferio sur de Ío. La más brillante, en una caldera volcánica llamada Rarog Patera, se calcula que ha producido un flujo de lava de 130 kilómetros cuadrados (50 millas cuadradas) de área y 10 metros (30 pies) de espesor. La otra erupción, cercana a otra caldera llamada Heno Patera, produjo flujos que cubrieron 310 kilómetros cuadrados (120 millas cuadradas).

 

De Pater descubrió una tercera y aún más brillante erupción, una de las más brillantes de entre todas las vistas en Ío, el 29 de agosto de 2013. Los análisis indican que la temperatura de la erupción probablemente fue mucho más alta que las temperaturas de erupción típicas en la Tierra de la actualidad, lo cual denota una composición del magma que sólo estuvo presente en la Tierra mientras ésta se estaba formando.

 

Las erupciones de Ío probablemente son similares a las que dieron forma a las superficies de los planetas interiores del sistema solar, como la Tierra y Venus, en su juventud.

 

En los análisis también han trabajado Katherine de Kleer y Máté Ádámkovics, de la Universidad de California en Berkeley, así como David R. Ciardi, del Instituto de Ciencia de Exoplanetas, adscrito a la NASA y al Instituto Tecnológico de California en Pasadena.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress