Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 8 septiembre 2014
Ecología

Comer menos carne, ¿una solución para proteger los recursos de agua dulce en algunas zonas del planeta?

Comer menos carne sería una estrategia clave para ayudar a conservar los recursos hídricos en zonas secas en el mundo, según las conclusiones a las que han llegado unos investigadores de la Universidad de Aalto en Finlandia y la de Bonn en Alemania. Reducir el uso de productos derivados de animales puede tener un considerable efecto positivo en áreas que sufren escasez de agua, ya que la producción de carne requiere en general bastante más agua que la agricultura.

 

Este cambio de dieta, menos carne y más alimentos de otros tipos, junto a otras acciones, tales como la reducción de la comida que es desechada, podría contribuir de manera crucial a superar el desafío cada vez mayor de alimentar a la humanidad.

 

El equipo de Mika Jalava, de la Universidad de Aalto, calculó el impacto que un cambio generalizado de dieta tendría sobre los recursos hídricos globales dentro de cuatro escenarios distintos, en los que el consumo de carne era reducido gradualmente, y su contenido nutritivo se reemplazaba por el de alimentos alternativos. El estudio es el primer análisis a escala global que se centra específicamente en un cambio generalizado de dieta y su efecto sobre el uso del agua para la producción cárnica.

 

Según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial superará los 9.000 millones de individuos para el año 2050, lo que representa alrededor de 2.000 millones de bocas que alimentar añadidas a la actual población, en la cual, como es bien sabido, ya hay mucha gente desnutrida e incluso sufriendo hambrunas generalizadas.

 

[Img #22123]

 

Al reducir la contribución de buena parte de los productos de origen animal a la dieta, el consumo mundial de agua de lluvia disminuiría hasta en un 21 por ciento, mientras que el consumo de agua para regadío se reduciría hasta en un 14 por ciento. En otras palabras, al cambiar a una dieta esencialmente vegetariana podríamos asegurar una provisión de comida para una humanidad con 1.800 millones más de individuos, sin incrementar el uso de recursos hídricos. Sin embargo, los potenciales ahorros de agua no serían iguales para todos los países y regiones, por lo que el alivio en la escasez de agua variaría mucho de un territorio a otro.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress