Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 11 mayo 2011
Salud

El ejercicio físico intenso ayuda a fortalecer los huesos

Una breve ráfaga de actividad física vigorosa como salir a correr un rato o a practicar ciertos deportes, es una gran ayuda para reforzar los huesos de los niños, mientras que ejercicios más suaves, como caminar, incluso durante un período más largo, tienen poco efecto. Así se ha constatado en una investigación reciente.

Los resultados de dicho estudio sugieren que, si bien las recomendaciones actuales sobre el ejercicio físico tienden a centrarse en fomentar que la gente camine más para combatir la obesidad y las enfermedades cardiacas, esta clase de ejercicio físico probablemente no sirva de mucho para lograr una mayor protección contra el riesgo de osteoporosis en las personas de edad avanzada.

En la nueva investigación se comparó la cantidad de actividad física diaria y el desarrollo óseo en 1.748 chicos y chicas de 15 años de edad, cuyos datos fueron recogidos en un estudio longitudinal a cargo de la Universidad de Bristol y conocido como ALSPAC.

Se pidió a los adolescentes que llevasen puesto un dispositivo para monitorizar su actividad física durante una semana. Posteriormente, se hizo una comparación entre los datos de su actividad física, y el grosor y el tamaño del hueso de la tibia, en la parte inferior de la pierna.

Mediante el análisis de los registros de actividad física con diferentes niveles de intensidad, definida como leve, moderada o vigorosa, los investigadores pudieron comparar el nivel de actividad física con las mediciones del desarrollo de los huesos.

[Img #2364]
Hechas esas comparaciones, el equipo de Jon Tobias ha descubierto que la cantidad de actividad vigorosa estaba relacionada con el tamaño y el espesor de la tibia. Por ejemplo, el tamaño óseo era 7 milímetros cuadrados mayor en los adolescentes con mayor tiempo de actividad física vigorosa que en los adolescentes con menor tiempo de actividad física vigorosa.

Sin embargo, no se observó relación alguna entre las mediciones de la tibia y la cantidad de actividad física de baja intensidad como caminar.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress