Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 16 octubre 2014
Arqueología

Sacando a la luz los secretos de una bodega de la Edad de Bronce

Los residuos de vino, y de hierbas usadas en él como aditivos, encontrados en las ruinas de una bodega de lo que fue un palacio de la Edad de Bronce, están aportando nuevos y reveladores datos sobre las prácticas vinícolas de hace varios miles de años en Oriente Próximo y partes de la región mediterránea.

 

Se cree que la producción, la distribución y el consumo de vino tuvieron un importante papel en las vidas de quienes residieron en tierras mediterráneas y de Oriente Próximo durante la Edad de Bronce Media (entre el año 1900 y el 1600 antes de Cristo), pero hay muy pocas evidencias arqueológicas directas sobre dicho papel del vino durante este período. En el transcurso de una excavación el año pasado en las ruinas del citado palacio cananeo de la Edad de Bronce Media en el Israel actual, el equipo internacional de Andrew Koh, de la Universidad Brandeis en Waltham, Massachusetts, Estados Unidos, encontró 40 grandes tinajas en una sala localizada en la zona oeste del patio central de dicho palacio.

 

Un análisis de los residuos orgánicos allí presentes, utilizando espectrometría de masas, ha revelado que todas las tinajas contenían compuestos químicos que indican la antigua presencia de vino. Los autores del estudio también han detectado diferencias sutiles en los ingredientes o aditivos dentro de las tinajas, incluyendo miel, aceite de cedro y de ciertas plantas, resinas de algunos árboles, y posiblemente menta, mirto y canela.

 

[Img #22904]

 

Ruinas de la bodega, en el yacimiento arqueológico de Tel Kabri en Israel. Las tinajas han sido marcadas y numeradas en la foto. (Imagen: Koh AJ, Yasur-Landau A, Cline EH (2014) Characterizing a Middle Bronze Palatial Wine Cellar from Tel Kabri, Israel. PLoS ONE 9(8): e106406. doi:10.1371/journal.pone.0106406)

 

Koh, Eric H. Cline, de la Universidad George Washington en Washington, D.C., Estados Unidos, y Assaf Yasur-Landau, de la Universidad de Haifa en Israel, sugieren que la detección de tales aditivos indica que los humanos de la época poseían un conocimiento sofisticado de las plantas y de las habilidades necesarias para producir bebidas complejas que mantenían un equilibrio idóneo entre conservación, sabor y psicoactividad.

 

Los resultados del nuevo estudio seguramente ayudarán a conocer bastante mejor la viticultura de aquella época y zona.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress