Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 16 mayo 2011
Biología

Genes que llevan a dormir sólo entre la tercera y la séptima parte de lo normal

Los peces de caverna duermen mucho menos que los de superficie. Y ello va unido a ciertas diferencias genéticas. Este descubrimiento, efectuado en peces procedentes de México, es un paso importante hacia el esclarecimiento pleno de la genética implicada en los patrones del sueño y en los trastornos del mismo, y podría conducir a revelaciones decisivas sobre cómo influye la composición genética en la cantidad de horas que suele necesitar dormir cada persona y en los trastornos del sueño de los seres humanos en general.

Erik Duboué, Alex Keene y Richard Borowsky, todos de la Universidad de Nueva York, examinaron los peces de superficie de la especie Astyanax mexicanus y tres poblaciones de peces de caverna, en las localidades de Pachón, Tinaja y Molino, las tres en México. A pesar de que los peces de caverna y los de superficie tienen diferentes conductas y apariencias físicas (o fenotipos) atribuibles a cambios evolutivos, los investigadores se propusieron discernir si durante su historia evolutiva los patrones de sueño de los peces de caverna también cambiaron a medida que se adaptaban a la vida en las cuevas.

A tal fin, Duboué, Keene y Borowsky llevaron a cabo observaciones en las que comprobaron que, en un lapso de 24 horas, los peces de superficie dormían un promedio de unos 800 minutos, mientras que los peces de caverna dormían un promedio de entre 110 y 250 minutos.

Luego, los investigadores procuraron determinar si la genética influía en la variación observada de las conductas de sueño. Para ello, cruzaron peces de caverna y de superficie y examinaron los patrones de sueño de estos híbridos.

Y han constatado que estos peces híbridos tienen patrones de sueño casi iguales a los de los peces de caverna, lo cual demuestra que estos últimos son portadores de un gen dominante que hace dormir menos a los peces.

[Img #2443]
El siguiente trabajo será identificar los genes que son responsables de la modificación de los patrones de sueño en los peces de caverna.

Cuando se sepa qué genes son, se podrá pasar a comprobar si los genes humanos más parecidos a esos tienen papeles relevantes en el insomnio y otros trastornos del sueño en los seres humanos.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress