Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 20 noviembre 2014
Bioquímica

Confirman que el aceite de oliva es más estable y sano que otros para freír comida

Freír es una de las formas más populares de preparar comida. Para freír se usan diversos tipos de aceite. Ahora, un estudio realizado por científicos de Túnez y Alemania indica que el aceite de oliva resiste el calor de la freidora o sartén mejor que diversos aceites de semillas, lo que se traduce en que el aceite de oliva ofrece alimentos fritos más sanos.

 

Cada aceite de cocina tiene una gama propia de propiedades físicas, químicas y nutricionales, y experimenta de un modo distinto las altas temperaturas propias de la operación de freír. Algunos de estos cambios pueden conducir a la formación de nuevos compuestos que son potencialmente tóxicos. Otros subproductos del aceite usado para freír también pueden reducir el valor nutritivo del alimento freído. El equipo de Mohamed Bouaziz, de la Universidad de Sfax en Túnez, se propuso encontrar cuál de los aceites de cocina puede preservar mejor su calidad al ser usado varias veces a temperaturas altas.

 

Los investigadores frieron trozos de patata cruda, tanto en freidora (donde la comida se sumerge por completo en el aceite) como en sartén (donde el nivel de aceite es menor y a menudo hay que darle la vuelta a lo que se esté friendo para evitar que quede casi quemado de un lado y casi crudo del otro).

 

Los científicos usaron cuatro aceites refinados diferentes: de oliva, de maíz, de soja (soya) y de girasol, y reutilizaron el aceite 10 veces.

 

[Img #23620]

 

Los análisis que realizaron después demostraron que el aceite de oliva fue el más estable para las freidoras, a entre 160 y 190 grados centígrados (320 y 374 grados Fahrenheit), mientras que el de girasol fue el que más rápido se degradó al freír con sartén a 180 grados centígrados (356 grados Fahrenheit).

 

El equipo de investigación ha llegado a la conclusión de que, para freír alimentos, el aceite de oliva mantiene una calidad y un valor nutritivo mejores que los conservados en los aceites de semillas.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress