Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 21 noviembre 2014
Medicina

Restauran la capacidad auditiva en ratones con sordera por ruido excesivo

Unos científicos han restaurado la capacidad auditiva en ratones que la habían perdido parcialmente por ruido, usando herramientas avanzadas para estimular la producción de una proteína clave en sus oídos.

 

Al demostrar la importancia de dicha proteína, llamada NT3, para mantener la comunicación entre los oídos y el cerebro, este nuevo avance, obra del equipo de Gabriel Corfas, de la Universidad de Michigan en la ciudad estadounidense de Ann Arbor, abre la puerta hacia investigaciones en humanos que podrían mejorar el tratamiento de la pérdida auditiva causada por exposición a ruido excesivo y por el envejecimiento normal.

 

La NT3 es crucial para la capacidad de formar y mantener conexiones entre las células ciliadas y las células nerviosas, como han demostrado los investigadores. Este tipo especial de conexión, conocida como cinta sináptica, hace posible una comunicación ultraveloz de señales que viajan en ambas direcciones a través de separaciones pequeñas entre los dos tipos de células.

 

La pérdida de capacidad auditiva debido a daños en las cintas sinápticas, ocasionados por el ruido excesivo o el envejecimiento normal, es un problema muy común y hasta ahora difícil de resolver de forma satisfactoria. El equipo de Corfas comenzó este trabajo hace 15 años para aclarar aspectos críticos del oído interno, y ahora estos científicos comienzan a obtener los frutos de esa larga labor.

 

[Img #23645]

 

Esta imagen de tejidos del interior de un oído normal de ratón muestra cómo las cintas sinápticas (en rojo) forman las conexiones entre las células ciliadas del oído interno (en azul) y los extremos de las células nerviosas (en verde) que se conectan al cerebro. (Imagen: Eaton-Peabody Laboratory, Mass. Eye and Ear)

 

Usando una técnica genética especial, los investigadores lograron que algunos ratones produjeran una cantidad extra de proteína NT3 en células de áreas específicas del oído interno, después de haber sufrido una pérdida auditiva como consecuencia de la exposición a un nivel de ruido muy fuerte. Los ratones que tenían una carga extra de NT3 recuperaron su capacidad auditiva mucho mejor que los ratones que no recibieron este tratamiento.

 

El equipo de Corfas planea ahora explorar el papel exacto de la NT3 en el oído humano, y buscará fármacos que puedan estimular la producción de NT3 o su acción. Aunque pueden pasar años antes de que dichos fármacos puedan ser usados en las personas, el nuevo hallazgo es el primer paso hacia esa meta.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2015 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress