Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 3 diciembre 2014
Biología

Descubren que el ojo humano es capaz de ver luz infrarroja en algunos casos

Cualquier libro de texto sobre ciencia de la visión nos dirá que no podemos ver la luz infrarroja. Como los rayos X o las ondas de radio, las ondas de luz infrarroja se encuentran fuera del espectro visible para el ojo humano. Sin embargo, unos investigadores han encontrado que, bajo ciertas condiciones, la retina sí puede después de todo percibir luz infrarroja.

 

Todo comenzó cuando algunos científicos que después integrarían el equipo de investigación se percataron de que desde que trabajaban con cierto láser infrarrojo, a veces veían destellos verdes estando activado dicho láser. A diferencia de los punteros láser usados en salas de conferencias y similares, el potente láser infrarrojo con el que trabajaban esos científicos emite ondas lumínicas a las que se creía del todo invisibles para el ojo humano.

 

Tras comprobar que en la sala no había ninguna fuente capaz de generar los destellos de luz verde en los momentos en los que los percibían, llegaron a la conclusión de que, por increíble que pareciera, la única fuente de luz solo podía ser el láser infrarrojo. Pero, ¿cómo podía ser esto posible?

 

El equipo internacional de Vladimir J. Kefalov y Frans Vinberg, ambos del Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales de la Universidad Washington en San Luis de Misuri, Estados Unidos, examinó la literatura científica y revisó casos de personas que creían haber visto luz infrarroja. Repitieron experimentos anteriores en los que supuestamente se había visto luz infrarroja, y analizaron la de varios láseres, para ver qué podían averiguar sobre cómo y por qué la luz infrarroja podría llegar a resultar visible para el ojo humano.

 

Experimentaron con pulsos láser de diferentes duraciones que entregaban el mismo número total de fotones, y hallaron que cuanto más corto era el pulso, más probable era que una persona pudiera verlo. Aunque el espacio de tiempo entre pulsos era tan corto que no podría ser apreciado por el ojo desnudo, la existencia de tales pulsos fue muy importante a la hora de permitir a las personas ver esta luz invisible.

 

[Img #23856]

 

Normalmente, una partícula de luz, un fotón, es absorbida por la retina, la cual entonces se vale de una molécula denominada fotopigmento, que inicia el proceso de convertir luz en visión. En la visión estándar, cada una de la gran cantidad de moléculas de fotopigmento absorbe un único fotón.

 

Pero empaquetar muchos fotones en un pulso corto de un láser con una alta velocidad de pulsación hace posible que dos fotones sean absorbidos al mismo tiempo por una única molécula de fotopigmento, y la energía combinada de las dos partículas de luz es suficiente para activar el pigmento y permitir que el ojo vea lo que habitualmente es invisible.

 

El espectro visible incluye a las ondas de luz que van de los 400 a los 720 nanómetros de largo. Pero si una molécula de pigmento en la retina es golpeada en rápida sucesión por un par de fotones cuyas longitudes de onda sea de 1.000 nanómetros, esas partículas de luz proporcionarán la misma cantidad de energía que el golpe de un único fotón con longitud de onda de 500 nanómetros, el cual se halla dentro del espectro visible. Así es cómo el ojo humano es capaz de ver esa luz infrarroja.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress