Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 4 diciembre 2014
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (368): Angulo de Reentrada

Angulo de Reentrada

 

Astronáutica

 

La capa gaseosa que nos rodea, y que también poseen otros planetas y satélites del sistema solar, actúa asimismo como capa protectora, ya que nos ayuda a combatir el peligro de los meteoritos en ruta de colisión. Un objeto que penetre en la atmósfera a alta velocidad experimentará un rozamiento capaz de frenar su marcha, lo cual calentará su exterior y podría llegar incluso a destruirlo.

 

Como se ha dicho, esto ocurre habitualmente durante la caída de un meteorito, llegando desde cualquier dirección y bajo cierta variedad de velocidades. Pero si de lo que se trata es de hacer volver a casa a una nave espacial o permitir que la ojiva de un misil sobreviva la reentrada, debemos proteger el vehículo para resistir ese rozamiento y esas altísimas temperaturas.

 

Ahora bien, las condiciones experimentadas durante la reentrada son muy distintas en función del ángulo seguido por el cuerpo que penetra en la atmósfera. Aún habiéndose construido un vehículo capaz de soportar el cadalso de la reentrada, éste podría ser destruido si el ángulo no es correcto, o rebotar y no acabar cayendo en el lugar esperado.

 

En efecto, los vehículos espaciales que quieren reentrar de forma balística o controlada en la atmósfera, deben hacerlo bajo unos márgenes de trayectoria, siguiendo una especie de corredor virtual, o de ventana, a través de la cual deben pasar. En la práctica, si se utiliza un ángulo de entrada muy cerrado, el descenso encuentra un rozamiento mayor y la desaceleración aumenta. En el caso de los vuelos tripulados, el objetivo es mantener un compromiso entre una desaceleración adecuada y la seguridad de los astronautas, que no pueden soportar aceleraciones negativas o positivas prolongadas más allá de ciertos límites. Si el citado ángulo es más grande aún de lo previsto, por ejemplo debido a un fallo de guiado, el vehículo aumentará grandemente el rozamiento y la desaceleración, pero a costa de su destrucción e incineración, en cuanto las temperaturas experimentadas por su escudo térmico superen aquellas para las que este último fue diseñado.

 

[Img #23894]

 

Por otro lado, si el ángulo es demasiado poco pronunciado, la nave espacial podría acabar rebotando en la atmósfera, como ocurre cuando lanzamos una piedra sobre un estanque y ésta rebota varias veces hasta acabar hundiéndose. La nave desaceleraría también en cada contacto (una técnica empleada por algunas misiones soviéticas del programa lunar L-1), pero podría acabar cayendo muy lejos del lugar previsto inicialmente.

 

En la historia de la astronáutica ha habido accidentes mortales durante la reentrada, pero no han sido debidos al ángulo. Algunas misiones han efectuado descensos balísticos con grandes desaceleraciones, pero no han sido peligrosos para sus ocupantes.

 

En función de la densidad de su atmósfera, cada planeta o cuerpo que la posea posee un ángulo de reentrada ideal, lo cual requiere de un conocimiento de sus características antes de llevar a cabo una maniobra de este tipo.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress