Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 16 diciembre 2014
Entomología

Desentrañando el mecanismo por el que un repelente de mosquitos logra su efecto

Al pensar en los animales más peligrosos del planeta seguramente nos vendrán a la mente fieras carismáticas como el león, o animales venenosos como la serpiente. Sin embargo, por cifra total de muertes e incluyendo a las indirectas, es el mosquito el animal más mortífero de la Tierra. Entre las enfermedades transmisibles por mosquitos figuran la malaria o paludismo, el dengue, la fiebre amarilla, la fiebre de chikungunya y encefalitis varias.

 

Además de los insecticidas usados para matar mosquitos, los repelentes que les hacen desistir de acercarse a las personas que los usan son una forma importante de librarse de contraer las enfermedades de las que algunos mosquitos son portadores. Conocer con más detalle las causas exactas por las que un repelente logra ahuyentar a los mosquitos sería de gran utilidad para explotar más y mejor esta vía de protección, sobre todo ante la aparición de mosquitos resistentes a algunos insecticidas.

 

De entre las sustancias empleadas con éxito como repelentes, destaca la conocida como DEET, la cual ha sido el “patrón oro” de los repelentes de insectos durante más de seis décadas. Más de 200 millones de personas en el mundo utilizan el DEET, desarrollado por científicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

 

[Img #24128]

 

Ahora, el equipo de Walter Leal, de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos, ha descubierto el receptor exacto de olor en el animal que provoca ante el DEET su reacción de apartarse de la fuente.

 

Los mosquitos detectan olores con receptores olfativos situados en sus antenas. Los investigadores examinaron dos familias de receptores olfativos del mosquito Culex quinquefasciatus, que transmite enfermedades como la infección por virus del Nilo Occidental.

 

Un grupo de receptores, el de los receptores ionotrópicos, normalmente detecta ácidos, bases y otros compuestos solubles en agua. Sin embargo, los investigadores descubrieron que el DEET activa directamente un receptor del grupo de los receptores de olor.

 

También detectaron un vínculo entre el DEET y el jasmonato de metilo, lo que sugiere que la efectividad del DEET puede deberse a que imita una sustancia defensiva presente en plantas.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress