Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 18 diciembre 2014
Zoología

El gusto por los juegos de montaje mostrado por ciertos pájaros denota su gran inteligencia

Dado que los animales también juegan, observar sus juegos, sobre todo cuando se les entregan juguetes diseñados para niños humanos, puede revelar su grado de inteligencia si por su propia apetencia se ponen a jugar a juegos que exigen cierto nivel de inteligencia, como por ejemplo los de montaje. Ese es el caso de algunas especies de aves, que han demostrado de este modo ser tan inteligentes como los primates más cercanos al Ser Humano.

 

La forma en que manipulan los juguetes y los combinan durante el juego pueden decirnos mucho sobre las bases cognitivas de los individuos que están jugando. Las combinaciones de objetos, tales como colocar un juguete sobre otro, pueden ser incluso consideradas precursoras de comportamientos técnicamente complejos, como el uso de herramientas.

 

Las formas en que los animales juegan con objetos no comestibles podrían ser precursoras de comportamientos funcionales tales como el uso de herramientas y la manipulación de objetos con un objetivo. Por estas razones, se creía, como el nuevo estudio confirma, que las especies con inteligencia técnica elevada juegan de forma intensiva con objetos inanimados cuando no  persiguen ningún objetivo; hacen cosas complejas por puro entretenimiento, como los humanos. Dentro del juego con objetos, las acciones de combinación se consideran un rasgo particularmente informativo del grado de inteligencia en animales, así como en niños humanos pequeños:

 

Los niños humanos empiezan haciendo chocar dos objetos entre sí cuando tienen unos 8 meses de edad. Sin embargo, a partir de los 10 meses, comienzan a hacer cosas más complicadas: Aprenden a combinar juguetes con elementos de su entorno, como por ejemplo, insertándolos en agujeros o colocando anillas alrededor de un cilindro, empezando de este modo a hacer montajes.

 

[Img #24173]

 

Una cacatúa de la especie Cacatua goffini colocando una anilla alrededor de un cilindro, por diversión. Los pájaros como esta cacatúa y las demás, los loros, los cuervos, así como algunas otras aves, poseen una extraordinaria inteligencia técnica que se manifiesta incluso en sus juegos. Disfrutan haciendo montajes con varios objetos. (Foto: © Alice Auersperg)

 

En animales esto ha sido estudiado hasta ahora principalmente en primates. Dentro de este grupo, las combinaciones complejas de objetos durante el juego están limitadas en buena parte a los monos capuchinos, así como a los simios o monos antropomorfos (chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos) que son nuestros parientes evolutivos más cercanos.

 

Estas son también las especies que destacan claramente entre los primates por sus habilidades innovadoras de uso de herramientas. Curiosamente, entre los pájaros, la familia de los cuervos así como las cacatúas y los loros tienen regiones cerebrales clave que, en comparación con el tamaño de su cuerpo, son tan grandes como lo son las de los simios en comparación con sus respectivos cuerpos.

 

[Img #24174]

Las investigadoras Alice Auersperg, a la izquierda, y Auguste von Bayern, con algunos de sus astutos sujetos de estudio. (Foto: © Julie Auersperg, Auguste von Bayern)

 

Un equipo internacional integrado, entre otros, por Alice Auersperg, científica del Departamento de Biología Cognitiva de la Universidad de Viena en Austria, y la zoóloga Auguste M.P. von Bayern, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, puso a disposición de cacatúas, loros y cuervos el mismo conjunto de juguetes y encontró que los pájaros disponían voluntariamente a los objetos en complejas relaciones espaciales, un comportamiento que ocurre solo en unas pocas especies de primates.

 

Las conductas observadas por Auersperg, Von Bayern y sus colegas igualan en complejidad a las conocidas en primates. Esto implica además que algunas habilidades en las aves de cerebro grande y en primates pudieron surgir a través de la evolución convergente, la evolución independiente hacia rasgos similares en especies de linajes diferentes pero sometidas a unos mismos desafíos en su entorno.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress