Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 5 enero 2015
Ciencia de los Materiales

El quitosano, una alternativa sostenible para el envasado de alimentos

Las riberas de los ríos y los océanos están plagados de plásticos; hay trozos de dicho material en el organismo de un elevado porcentaje de peces.... Los envases y envoltorios elaborados con derivados del petróleo causan graves perjuicios al medio ambiente. La búsqueda de materiales menos nocivos ha impulsado numerosas investigaciones; entre otras, la de Itsaso Leceta (UPV/EHU, en España). Según ha demostrado esta investigadora en su trabajo Quality attributes of map packaged ready-to-eat baby carrots by using chitosan-based coatings, las películas de quitosano son eficaces para mantener algunas de las propiedades de las zanahorias, así como para prolongar su conservación. Por otra parte, las películas de quitosano son menos nocivas para el medio ambiente que las de plástico en diversas categorías de impacto.

 

Los alimentos se recubren con películas de plástico para que duren más y para protegerlos de los microbios. El medio ambiente, sin embargo, se ve seriamente afectado por el uso de dicho material. Se necesitan entre 100 y 400 años para la degradación de las bolsas y películas de plástico, omnipresentes en nuestra civilización. Por tanto, la búsqueda de materiales alternativos a los plásticos derivados del petróleo es una prioridad medioambiental.

 

Se utilizan distintos productos y sustancias para fabricar dichos materiales: celulosa, patatas...; en este caso, quitosano. "El quitosano se elabora con las cáscaras de las gambas, langostinos y demás crustáceos. El medio ambiente se beneficia del aprovechamiento de los citados restos y, además, el producto resultante, el quitosano, es biodegradable", señala Leceta. "Por otra parte, el quitosano tiene propiedades antimicrobianas, por lo que resulta muy adecuado para la industria alimentaria, ya que reduce la carga microbiana de —en este caso— las zanahorias. Por eso, estas han conservado mejor sus propiedades", añade la investigadora.

 

[Img #24432]

 

Aunque los resultados de las pruebas de laboratorio han sido satisfactorios, el uso industrial masivo del quitosano para el envasado de alimentos es un objetivo lejano. "Hay que seguir investigando. Al igual que sucede con las energías renovables, es mejor disponer de varias opciones —hacer un 'mix'—, que tener solo una. Hay que trabajar con diferentes polímeros, para reducir al máximo el uso de materiales derivados del petróleo", afirma Leceta. En cualquier caso, su valoración del trabajo realizado es positiva: "Si tomamos en cuenta el ciclo de vida completo, en numerosas categorías ambientales es mejor nuestro material que el que se fabrica con derivados del petróleo. La clave es el medio ambiente, y ese ha sido también el eje de mi tesis. Si no conseguimos fabricar un material que sea mejor desde un punto de vista medioambiental, nuestro trabajo no tiene sentido".

 

Pero no es oro todo lo que reluce, y así lo cree también Leceta: "El film de quitosano es mejor que el de plástico, por lo que a impacto ambiental se refiere, en diversas categorías, pero eso no significa que no contamine. La manufactura del quitosano, al contrario que la producción de los plásticos convencionales, no se ha optimizado todavía. Cuando se optimice, se reducirá aún más su impacto ambiental". En resumidas cuentas, todas las opciones tienen su lado negativo, por lo que hay que elegir aquella que provoca el menor perjuicio: "Hay una frase sobre qué es 'mejor', si ser ciego o ser sordo. También nosotros tenemos que optar, con frecuencia, por el mal menor", finaliza la investigadora. (Fuente: UPV/EHU)

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress