Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 7 enero 2015
Zoología

La inesperada habilidad de algunos murciélagos para usar el ruido de sus alas a modo de sónar

En un descubrimiento que echa por tierra ideas de fuerte arraigo entre los científicos acerca de los murciélagos, unos investigadores han comprobado con gran sorpresa que ciertos murciélagos frugívoros a los que siempre se ha creído incapaces de la habilidad de la ecolocalización (orientarse y localizar objetos mediante los ecos de sonidos que emiten a modo de señales de sónar) en realidad sí poseen dicha habilidad, aunque no la ejercen mediante la emisión de chillidos como es lo habitual en los demás murciélagos, sino a través del propio ruido de sus alas al batirlas para volar. Esta forma inesperada de ecolocalización es más rudimentaria, pero aún así resulta útil. Queda sin embargo pendiente el enigma de cómo exactamente estos murciélagos logran extraer información precisa de los ecos de su aleteo.

 

El equipo de Yossi Yovel y Arjan Boonman, de la Universidad de Tel Aviv en Israel, seleccionó un total de 19 individuos salvajes en representación de tres especies de murciélagos frugívoros, ubicadas en posiciones diferentes del árbol genealógico evolutivo. Y ha descubierto que todos ellos producen con sus alas chasquidos (o “clicks”) útiles para la ecolocalización.

 

En los experimentos se constató además que los individuos de dos de las tres especies triplicaban o quintuplicaban, e incluso más, el ritmo de los chasquidos cuando eran colocados en un túnel oscuro, lo que implica que los chasquidos emitidos con las alas son un recurso común de los murciélagos para orientarse.

 

[Img #24480]

 

Se ha descubierto que ciertos murciélagos frugívoros a los que siempre se ha creído incapaces de la habilidad de la ecolocalización (orientarse y localizar objetos mediante los ecos de sonidos que emiten a modo de señales de sónar) en realidad sí poseen dicha habilidad, aunque no la ejercen mediante la emisión de chillidos como es lo habitual en los demás murciélagos, sino por el propio ruido de sus alas al batirlas para volar. (Imagen: Current Biology, Boonman et al.)

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress