Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 13 enero 2015
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (371): Von Braun, Wernher Magnus Maximilian Freiherr

Von Braun,Wernher Magnus Maximilian Freiherr

 

Ingeniero; País: Polonia; Nombre nativo: Wernher von Braun

 

“Soy Magnus von Braun, el hermano del inventor de la V-2”. El cerebro alemán que había dirigido el desarrollo técnico del primer misil con verdadero valor militar, uno de los científicos más buscados por los aliados, estaba cerca y enviaba a su hermano para negociar su rendición a los norteamericanos ante el descalabro del ejército de Alemania. ¿Era posible tanta suerte?

 

Deseado por los militares de medio mundo, poco se sabía de este hombre que había revolucionado la cohetería mundial. ¿Sería un nazi despiadado, además de un genio tecnológico? ¿Cómo es que quería entregarse a EE.UU. y no a la URSS? Si lo hubieran conocido de cerca, no les hubiera extrañado tanto la decisión de Wernher von Braun. Pragmático y convencido de sus propios intereses, sabía muy bien allí donde tendría mayores probabilidades de alcanzar sus sueños. Nacido el 23 de marzo de 1912, en Wirsitz, actual Polonia, acabaría convirtiéndose en uno de los padres de la astronáutica, y en uno de los máximos impulsores del vuelo espacial.

 

Siendo el mediano de tres hijos, y de muy buena familia (su padre llegó a ser ministro en la república de Weimar), creció rodeado de comodidades hasta que con apenas 12 años empezó a interesarse por la ciencia y los cohetes, a la vista de los experimentos que estaban realizando sus compatriotas Max Valier y Fritz von Opel. No obstante, sería otro padre de la astronáutica, Hermann Oberth, quien le inspiró para dedicarse a la física y las matemáticas, gracias a la lectura de su obra fundamental: “Die Rakete” (“El Cohete”). Desde ese momento, su objetivo sería trabajar en el ámbito de los cohetes y, con ellos, alcanzar algún día el espacio.

 

[Img #24586]

 

La cohetería, en ese momento, era en buena parte cosa de aficionados, así que von Braun decidió unirse al único grupo de amigos que trataba de hacer realidad las teorías de Oberth. Visitó a Willy Ley, uno de los representantes de la Verein für Raumschiffart (VfR, o Sociedad para el Viaje Espacial), y se unió inmediatamente a sus filas. Desde 1930, al tiempo que estudiaba ingeniería mecánica en la Technische Hochschule Berlin, donde se graduó en 1932, participó con todo su esfuerzo en las actividades de la VfR. Junto a sus colegas aprendió a construir motores y cohetes, los cuales fueron lanzados decenas de veces desde un campo de tiro bautizado como Raketenflugplatz. Pero muy pronto resultó evidente que su trabajo tenía límites: Los vehículos, cada vez mejores, eran también más caros y complicados. Un grupo privado no podía seguir financiando sistemas más grandes. La solución: hacer una demostración al Ejército alemán y esperar que éste pagase el desarrollo de futuros ingenios.

 

Y ciertamente, el ejército se mostró interesado, si bien prefirió iniciar su propio desarrollo misilístico, lejos de aficionados civiles. Sin embargo, ofreció a algunos de los miembros de la VfR trabajar para el cuerpo militar. Entre ellos estuvo Wernher, quien trabajaría a partir de entonces (octubre de 1932) en el programa de cohetes que revolucionaría este campo. Además, en 1934 se doctoró en física.

 

Durante más de una década, von Braun encabezaría el diseño de la serie de cohetes A, que culminó con el A-4, militarmente designado como V-2 y considerado el primer misil moderno. Calificado como programa de alta prioridad para intentar superar los problemas que ya tenía Hitler en plena guerra, la V-2 se utilizó en decenas de ocasiones contra varios objetivos aliados, en especial el Reino Unido, pero llegó tarde para resolver el destino de la contienda. Von Braun afirmaría posteriormente que para mantener su posición de liderazgo en el programa tuvo que entrar en el partido nacionalsocialista y en las SS, si bien sus actividades pro-espaciales fueron vigiladas y fue detenido en alguna ocasión.

 

[Img #24584]

 

Naturalmente, los aliados sabían del peligro que suponía la V-2 y bombardearon Peenemünde, su centro de desarrollo y lanzamiento, en 1943, suceso del que von Braun escapó con vida. En lo sucesivo las tareas de construcción se trasladarían a túneles subterráneos, donde se emplearían además prisioneros de guerra como mano de obra. Los avances aliados, sin embargo, se hicieron imparables y von Braun y sus científicos, cargados con toneladas de planos y piezas de cohetes, fueron trasladados de nuevo en 1945. Tras el suicidio de Hitler y la desbandada del ejército alemán, Wernher consultó a sus compañeros cómo proceder. Entre ser capturados por los soviéticos y entregarse a los americanos, optaron por esto último, ya que con ellos tendrían mayores oportunidades de desarrollar sus ideas espaciales. Después de innumerables entrevistas, los militares estadounidenses, conscientes del valor de lo que tenían entre manos, ofrecieron a un primer grupo de científicos, incluyendo a von Braun, trabajar para el US Army en Estados Unidos. Enviados a América en septiembre de 1945, en el marco del proyecto Paperclip, su vida cambiaría radicalmente. Colaborarían en el ensayo de las V-2 en White Sands, y se establecieron en Fort Bliss y después en el Redstone Arsenal, donde desarrollarían misiles como el Redstone y el Jupiter. Con el tiempo, muchos de ellos se nacionalizaron estadounidenses, incluyendo von Braun.

 

Concluida la guerra, Wernher intentó por todos los medios que su país de adopción aceptara sus planes espaciales. Colaboró para Disney en los años 50, en documentales sobre esta temática, y escribió rompedores artículos, como los de la revista Collier’s. Sin embargo, no obtuvo el permiso para ir más allá. El lanzamiento del Sputnik y el fracaso del Vanguard, por fortuna, lo cambiarían todo. Von Braun recibió luz verde y uno de sus cohetes Jupiter-C, modificado, envió al Explorer-1 al espacio, a principios de 1958. También empezó a diseñar un cohete gigante, el futuro Saturn, y una colonia lunar militar (Horizon).

 

[Img #24585]

 

Desde entonces, el genio alemán colaboraría en otros grandes programas, pero en la nueva NASA. Transferido a la agencia, sería el director del centro espacial Marshall durante varios años. Allí  continuaría diseñando a los Saturn, incluido el enorme Saturn-V que enviaría a los astronautas del Apolo a la Luna. Pero con la llegada del Apolo-11 y el consecuente declive presupuestario, las grandiosas ideas de von Braun empezaron a no encontrar eco. Fue enviado a Washington en 1970, y finalmente, convencido de que la NASA no podría ya enviar astronautas a Marte, su sueño secreto, en los siguientes años, decidió abandonar la agencia el 26 de mayo de 1972.

 

Pasó entonces al sector privado, entrando en la compañía Fairchild. Por desgracia, en 1973 se le detectó un tumor inoperable. Aunque disminuyó la intensidad de su trabajo, acabó falleciendo el 16 de junio de 1977, de un cáncer pancreático. Tenía 65 años. Dejó tres hijos, fruto de su matrimonio con Maria Luise von Quistorp.

 

Locuaz e influyente, inteligente y líder hábil, von Braun fue sin duda un ejemplo claro de lo que puede lograr un hombre si se lo propone. Vivió el inicio de la cohetería, y también su cúspide.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress