Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 6 febrero 2015
Robótica

Robot con inteligencia artificial capaz de realizar experimentos reales y hacer descubrimientos científicos

Las supercomputadoras aplicadas a la investigación científica ya han demostrado su capacidad de procesar cantidades ingentes de datos y de extraer conclusiones inteligentes de ellos. El siguiente paso, en el marco de la automatización de los laboratorios, es dotar a un ordenador de los accesorios periféricos necesarios para llevar a cabo experimentos reales, no meras simulaciones informáticas, que le permitan guiarse por sus resultados.

 

Estos “científicos robóticos” son una extensión de la tendencia hacia una implicación creciente de la automatización en la ciencia. Pueden desarrollar y probar de forma automática hipótesis para explicar observaciones, llevar a cabo experimentos utilizando robótica de laboratorio, interpretar los resultados para corregir sus hipótesis, y después repetir el ciclo, automatizando las investigaciones basadas en una alta producción de hipótesis. Los científicos robot también están bien adaptados para registrar el conocimiento científico: a medida que los experimentos son concebidos y ejecutados automáticamente por ordenador, es posible captar al detalle y archivar digitalmente todos los aspectos del proceso de investigación científica.

 

Eve (Eva), una nueva científica robot dotada de inteligencia artificial, fruto de los esfuerzos de un equipo de científicos humanos de las universidades de Cambridge y Aberystwyth en el Reino Unido, ya ha cosechado éxitos propios con utilidad práctica. Eve ha descubierto que un compuesto que ha demostrado tener propiedades anticáncer podría asimismo ser utilizado en la lucha contra la malaria.

 

La labor de Eve y de otros robots como ella podría acelerar el descubrimiento de fármacos, e incluso de forma mucho más barata, según argumentan sus creadores.

 

Este singular “linaje” robótico, tan fascinante como inquietante por sus reminiscencias de historias de ciencia-ficción en las que sistemas de inteligencia artificial logran avances científicos que luego pueden usar contra el propio Ser Humano, se inició en 2009, con Adam, un científico robot desarrollado por investigadores de esas dos universidades antedichas. Adam se convirtió en la primera máquina que descubrió de forma independiente nuevos conocimientos científicos.

 

[Img #25063]

 

El propósito al crear a Eve, instalada en un módulo aislado dentro de un laboratorio de la Universidad de Manchester, es acelerar el descubrimiento de fármacos y hacerlo de forma más económica. Eve puede ayudar a identificar nuevos y prometedores candidatos a fármaco para la malaria y diversas enfermedades tropicales en las que, por desgracia, los laboratorios humanos tradicionales invierten muy pocos esfuerzos.

 

Estas enfermedades, poco atractivas para el sector farmacéutico en su modelo actual de negocio, infectan a cientos de millones de personas, y matan a millones cada año, tal como denuncia el profesor Steve Oliver de la Universidad de Cambridge. Se sabe qué causa las enfermedades y que, en teoría, se podría atacar a los parásitos que las causan con fármacos. Pero el coste y la velocidad del descubrimiento de los fármacos y el retorno económico de la inversión las hacen poco atractivas para la industria farmacéutica.

 

Eve explota su inteligencia artificial para aprender de éxitos anteriores en sus exploraciones y así seleccionar compuestos que tienen bastantes probabilidades de ser activos contra la diana elegida para el fármaco. Se emplea un sistema de exploración inteligente, basado en levadura modificada genéticamente. Esto permite a Eve excluir compuestos que son tóxicos para las células y seleccionar aquellos que bloquean la acción de la proteína del parásito dejando al mismo tiempo ilesa a cualquier proteína humana equivalente. El sistema robótico de Eve es capaz de explorar más de 10.000 compuestos al día.

 

Este planteamiento reduce costes, incertidumbre y tiempo en las comprobaciones de fármacos, y tiene el potencial de mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo. Eve, por tanto, pese a su inquietante naturaleza digna de entidad cibernética malvada de película de ciencia-ficción, podría acabar siendo la mejor benefactora para bastantes de esas personas enfermas.

 

Información adicional

 

 

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress