Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 24 febrero 2015
Microbiología

La memoria del sistema inmunitario de las bacterias

Las bacterias no poseen cerebro, pero sí pueden generar y almacenar recuerdos inmunitarios sobre los virus que las atacan. Muchas bacterias tienen un sistema inmunológico molecular que permite a estos microbios capturar y retener pedazos de ADN vírico con el que se hayan encontrado en el pasado, para reconocerlo y destruirlo cuando aparezca de nuevo.

 

Una investigación realizada por el equipo de Luciano Marraffini, jefe del Laboratorio de Bacteriología de la Universidad Rockefeller en la ciudad estadounidense de Nueva York, ofrece nueva y reveladora información sobre el misterioso proceso por el cual este sistema actúa para codificar ADN vírico en el genoma de un microbio, a fin de utilizarlo más tarde como guía para producir enzimas que corten (y desactiven) a los virus.

 

Los microbios, como los vertebrados, tienen sistemas inmunitarios capaces de adaptarse a nuevas amenazas. Cas9, una enzima empleada por estos sistemas, utiliza recuerdos inmunológicos para guiar los cortes al código genético vírico. Sin embargo, se sabe muy poco sobre cómo se llegan a adquirir estos recuerdos. El trabajo llevado a cabo por Marraffini, Robert Heler y sus colegas muestra que Cas9 también dirige la formación de estos recuerdos en algunas bacterias.

 

[Img #25490]

 

Los sistemas CRISPR permiten a las bacterias adaptarse a nuevas amenazas víricas. En la imagen, microbios de la especie Staphylococcus aureus carentes del sistema CRISPR son exterminadas por un virus que ataca bacterias. La concentración de partículas víricas en esta caja de Petri se aproxima a la concentración de partículas víricas utilizadas en experimentos recientes. (Foto: Zach Veilleux / Universidad Rockefeller)

 

Estos recuerdos están incrustados en el equivalente bacteriano de un sistema inmunológico adaptativo capaz de distinguir entre virus dañinos y virus beneficiosos. Este sistema, de tipo CRISPR (por las siglas en inglés de Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats), funciona alterando el genoma de la bacteria, añadiendo cortas secuencias víricas descritas como espaciadores entre las secuencias repetitivas de ADN. Estos espaciadores forman los recuerdos sobre invasores antiguos. Sirven como guías para enzimas codificadas por genes asociados a CRISPR (Cas), que buscan y destruyen a esos mismos virus si intentan infectar a la bacteria de nuevo.

 

Información adicional

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress