Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 26 febrero 2015
Medicina

Terapia de protones para combatir el cáncer

En un seminario realizado en el Instituto de Física de la Universidad Católica (UC) de Chile, el investigador y jefe del Servicio de Física Médica del Instituto Curie de Francia, Alejandro Mazal, expuso ante alumnos y profesores del Magíster en Física Médica, sobre la terapia de protones como alternativa o complemento a la tradicional radioterapia sobre la base de fotones para combatir el cáncer, causando el menor impacto posible a células adyacentes a los tumores.

 

En ese sentido, Mazal explicó en qué consiste dicha terapia, sus alcances, beneficios y riesgos, especificando que la protonterapia es muy benéfica principalmente en casos de pediatría, pero que por el alto costo de implementación aún ésta no se masifica a nivel mundial. No obstante, desde hace aproximadamente 10 años, se ha producido una expansión de esta terapia, por los avances que ha exhibido y la reducción paulatina de sus costos.

 

El científico, considerado uno de los principales investigadores del mundo en esta materia, explica que la terapia de protones consiste principalmente en impactar de manera más directa a las células dañadas, mediante los haces de protones, evitando desplegar energía en la células que se encuentran alrededor y “sanas”, para así evitar la formación de futuros tumores, pero también para concentrar la energía en la zona afectada.

 

Este tratamiento “es realizado sobre la base del uso de protones que reemplazan a los fotones, que son técnicas más tradicionales. La gran ventaja de los protones es que son partículas cargadas, que cuando entran en los tejidos paran a una cierta profundidad. Concentramos la dosis en el tumor y se reduce la dosis en el resto de los tejidos. Por ejemplo, en pediatría cada vez más estamos consiguiendo curar tumores y con una larga esperanza de vida. Reducir las dosis fuera del tumor es siempre útil para disminuir el riesgo de complicaciones, todavía más en estos casos”.

 

En cuanto a las ventajas de esta terapia, Mazal asegura, en primer término, que es “poder irradiar algo que es muy resistente, que está cerca de un órgano crítico, o cuando se trata de no irradiar al resto”. Añade que “la ventaja es que se puede aumentar la dosis, entonces aumenta el control local, y se puede bajar la dosis en órganos críticos, entonces aumenta la tolerancia y se reducen los efectos secundarios”.

 

[Img #25535]

 

Sin embargo, el especialista señala que este tratamiento no siempre se recomienda para todos los tipos de cánceres, pues para tomar la decisión de abordar los tumores mediante la terapia de protones, deben conjugarse una serie de variables que hagan viable la operación, y que efectivamente el resultado sea mejor que haber optado por la vía de los fotones de la radiotereapia. “Hay casos que no se ve que el resultado sea mucho mejor, entonces para qué hacer algo complejo, si quizás es mejor tratarlo en forma simple. Hay casos en que habría que pensar dos veces. No todo es mágico, pueden haber reacciones en la piel, hay reacciones colaterales, hay riesgos”, advierte Mazal.

 

La terapia de protones posee registros de los primeros pacientes aproximadamente en los años 60, y a partir de entonces ha habido un desarrollo en el uso de esta técnica, en el tratamiento en tumores oculares, en la base del cráneo, pulmón y próstata, entre otras localizaciones para las que se efectúan protocolos clínicos.

 

Actualmente, existen sólo alrededor de 40 centros en el mundo que realizan esta terapia, debido al alto costo de implementación. En países como Estados Unidos, Japón, Alemania, Inglaterra, Francia, Bélgica, Italia, ya se practica esta técnica, mientras que en Latinoamérica no existen centros dedicados a esta materia. No obstante, existen diversos análisis para evaluar la factibilidad de instalación en la región. (Fuente: UC/DICYT)

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress