Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 26 marzo 2015
Física

Superconductividad a 173 grados centígrados bajo cero

La superconductividad es un estado físico raro en el que la materia es capaz de conducir la electricidad (o sea mantener un flujo de electrones) sin ofrecer resistencia alguna al paso de los electrones. Este fenómeno solo puede encontrarse en ciertos materiales bajo condiciones muy específicas. Una temperatura bajísima, muy cercana al Cero Absoluto (la temperatura más baja que las leyes de la física permiten), es la principal condición que define a los superconductores convencionales.

 

Hay otros tipos de superconductores, referidos como de altas temperaturas, que superconducen a temperaturas bastante más altas, aunque todavía tremendamente frías si las comparamos con la temperatura ambiente que nos resulta confortable. En muchos centros de investigación se trabaja en la búsqueda y perfeccionamiento de superconductores de esta clase, lográndose materiales capaces de superconducir a temperaturas cada vez más altas o que ofrecen pistas clave sobre cómo lograrlo. En esta carrera hacia la superconductividad a temperatura ambiente, unos científicos de la Universidad del Sur de California en Estados Unidos han hallado una familia de materiales que quizá pueda acabar llevando hacia la tan ansiada superconductividad a temperatura ambiente.

 

Por ahora, el equipo del físico Vitaly Kresin solo ha logrado descubrir que ciertos “racimos” de átomos de aluminio, con configuraciones adecuadas (e integrados por 37, 44, 66 ó 68 átomos) pueden hacer posible a unos 173 grados centígrados bajo cero la formación de pares de Cooper, uno de los fenómenos principales en los que se basa la superconductividad, y que consiste en el “entrelazamiento” de electrones.

 

[Img #26358]

 

Aunque esa temperatura es aún muy baja, estamos ante un enorme incremento comparado con el aluminio normal, que se convierte en superconductor solo a una temperatura de cerca de 272 grados centígrados bajo cero, o sea tan solo 1 grado por encima del Cero Absoluto.

 

Lo más importante de esta investigación es que abre la posibilidad de que otros tipos de racimos de átomos sean capaces de superconducir a temperaturas incluso más altas.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress