Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 15 abril 2015
Ingeniería

Lentes de contacto telescópicas y sistema de control mediante gafas que reconocen los guiños

La degeneración macular asociada al envejecimiento afecta a más de 50 millones de personas en el mundo. Es una enfermedad ocular severa que puede acabar desencadenando una pérdida de visión. Provoca que las células en el fondo del ojo, dentro de la mácula, la parte central de la retina que es fundamental para nuestra visión, se dañen y dejen de funcionar. Esto hace que el paciente pierda nitidez en su visión central.

 

El equipo de Eric Tremblay, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) en Suiza, y Joseph Ford, de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, ha presentado un nuevo prototipo de sus lentes de contacto telescópicas (las primeras de su clase) que ofrecen la esperanza de dotar con una mejor capacidad visual a personas con degeneración macular. Las lentillas se complementan con gafas inteligentes que reconocen guiños del usuario e ignoran su parpadeo normal, permitiendo a quienes llevan las lentillas pasar de una visión normal a otra aumentada mediante esos guiños. El portador guiñará su ojo derecho para ampliar la visión, y el izquierdo para obtener una visión normal.

 

Los dispositivos comunes para ayudar a ver mejor a las personas con degeneración macular asociada al envejecimiento distribuyen la luz hacia las partes no dañadas de la retina. Estos dispositivos ópticos ayudan a sus usuarios en una amplia gama de tareas importantes de su día a día, desde las personales como el aseo y similares, hasta otras como leer o identificar rostros. Pero estos dispositivos no han logrado una aceptación amplia porque son, o bien telescopios bastante voluminosos instalados en la montura de unas gafas (lo que resulta poco estético para el gusto de la mayoría de usuarios potenciales que desean tener interacciones sociales lo más corrientes posibles, sin que todo el mundo sepa que tienen un problema visual agudo), o bien se trata de microtelescopios que requieren de cirugía para ser instalados en el ojo del paciente.

 

El nuevo sistema de lentes consta de un telescopio tan miniaturizado que se le ha podido integrar a una lente de contacto, con solo un milímetro de grosor aproximadamente. La lente tiene una modalidad dual: El centro de la lente provee una visión sin ampliar, mientras que el telescopio en forma de anillo, situado en la periferia de la lente de contacto, proporciona un aumento de 2,8 veces.

 

[Img #26845]

 

Para cambiar entre ambos tipos de visión, la normal y la ampliada, los usuarios deben llevar unas gafas de cristal líquido originalmente hechas para ver televisión en 3-D. Estas gafas, cuyo aspecto es básicamente el de unas gafas de sol, bloquean selectivamente el sector amplificador periférico de la lente de contacto, o bien el sector central que carece de esa amplificación. Los cristales líquidos en las gafas cambian eléctricamente la orientación de la luz polarizada, permitiendo que pase a través de las gafas la luz que tiene una u otra de las orientaciones hacia la lente de contacto.

 

Desde la primera versión de estas lentes de contacto, sus creadores han estado haciendo ajustes en las membranas de las lentes y desarrollando accesorios para hacer que el dispositivo de visión sea más inteligente así como más cómodo de llevar puesto durante períodos de tiempo más largos, y por tanto más utilizable en la vida cotidiana.

 

Dado que el ojo necesita de un continuado suministro de oxígeno, el equipo científico ha pasado los últimos dos años desarrollando un modo de hacer que las lentillas permitan mejor el paso del aire, una necesidad esencial. Para lograr la permeabilidad al oxígeno, están incorporando diminutos canales de aire de aproximadamente 0,1 mm de diámetro dentro de las lentes para permitir el flujo necesario de oxígeno.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress