Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 15 abril 2015
Paleontología

Pariente evolutivo de arañas, bogavantes y mariposas que data de hace 508 millones de años

¿Qué tienen en común las mariposas, las arañas y los bogavantes? Todos son parientes actuales de una especie extinta, recientemente descubierta a partir de restos fósiles, y a la que se le ha dado el nombre de Yawunik kootenayi. Fue una criatura marina con dos pares de ojos y apéndices prominentes de agarre que vivió más de 250 millones de años antes del primer dinosaurio.

 

El fósil fue identificado por un equipo internacional encabezado por paleontólogos de la Universidad de Toronto y el Museo Real de Ontario, ambas entidades en Canadá, así como del Pomona College en California, Estados Unidos.

 

El Yawunik kootenayi había desarrollado largos apéndices frontales que se parecen a las actuales antenas de los escarabajos o de los camarones, aunque estos apéndices estaban provistos de tres largas pinzas, dos de las cuales llevaban filas opuestas de dientes que ayudaban al animal a capturar sus presas.

 

Esta criatura aporta nuevos y reveladores datos sobre la anatomía y los hábitos depredadores de los primeros artrópodos, el grupo al que pertenecen animales como por ejemplo las arañas y los bogavantes.

 

[Img #26849]

 

Tiene los rasgos típicos de un artrópodo con su esqueleto externo, su cuerpo segmentado y los apéndices articulados, pero le faltan ciertos rasgos avanzados presentes en grupos que sobrevivieron hasta la actualidad. Podemos decir que pertenece al “tronco” de los artrópodos.

 

El estudio realizado por Cédric Aria, Jean-Bernard Caron y Robert Gaines aporta evidencias de que el Yawunik kootenayi era capaz de mover sus apéndices delanteros hacia atrás y hacia adelante, extendiéndolos hacia fuera durante un ataque y después retrayéndolos bajo su cuerpo para nadar. Junto con los largos flagelos sensoriales parecidos a látigos que se extendían desde la punta de sus pinzas, todo esto convertía a dichos apéndices delanteros del animal en unos de los más versátiles y complejos de entre todos los pertenecientes a artrópodos conocidos.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress