Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 21 abril 2015
Bioquímica

Usar plantas de tabaco para elaborar biocombustibles en vez de cigarrillos

Las plantaciones de tabaco y toda la economía agrícola basada en ellas afrontan tiempos difíciles. Los daños que el hábito de fumar causa en la humanidad son una pesada losa que hunde inexorablemente a este sector. Pero quizá se podría llegar a una solución tanto para estas comunidades agrícolas como para el resto de la sociedad. Cultivar plantas de tabaco genéticamente modificadas para resultar útiles al creciente negocio de los biocombustibles puede ser la clave para dar nueva vida a las plantaciones de tabaco sin que deban depender del nefasto cigarrillo para su supervivencia.

 

Esta línea de investigación la está siguiendo Bioforsk (el Instituto Noruego de Investigación Agrícola y Medioambiental). Aquí, el equipo de la biotecnóloga Jihong Liu Clarke está desarrollando un método de producción a bajo costo de enzimas de utilidad industrial empleando para ello plantas de tabaco modificadas genéticamente, un concepto que se podría definir como fábrica “verde”, en contraposición a la factoría química tradicional, a menudo muy contaminante. Las enzimas así generadas serán capaces de descomponer la biomasa de materias primas forestales. Esto es fundamental para conseguir una producción más eficaz, económica y sostenible de biocombustibles. Las enzimas se podrán utilizar en la producción de biocombustibles de segunda generación, y para elaborar productos bioquímicos capaces de reemplazar a varios productos derivados del petróleo. Los biocombustibles de segunda generación se caracterizan esencialmente por estar hechos a partir de biomasa no comestible.

 

Otra ventaja de este concepto de “fábrica verde” es que su coste potencial es muy inferior al de la fábrica convencional.

 

[Img #27004]

 

El primer paso para producir biocombustibles de origen forestal es descomponer la biomasa en azúcares. Para hacer esto, la fábrica tradicional necesita un cóctel de enzimas. Actualmente el costo de producción de las enzimas es alto, lo que constituye un serio obstáculo para poner en marcha una industria de la biorrefinería sostenible y rentable.

 

Las plantas modificadas pueden elaborar las enzimas, y para ello solo necesitan dióxido de carbono y la energía del Sol, recursos gratuitos. El proceso completo de elaboración vegetal de las enzimas es por tanto muy barato, además de respetuoso con el medio ambiente. Cuando el nuevo sistema está debidamente desarrollado y perfeccionado, puede que marque un antes y un después en el campo comercial de los biocombustibles.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2015 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress