Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 21 abril 2015
Astronáutica

Posible solución para el creciente problema de la chatarra espacial

Un equipo internacional de científicos ha presentado un plan para poner en práctica un sistema orientado a resolver el problema de la chatarra que se va acumulando en órbita a la Tierra. El nuevo sistema, a diferencia de otros propuestos, actuaría exclusivamente desde el espacio.

 

En el nuevo sistema, un telescopio (EUSO) de campo visual muy amplio, desarrollado por unos investigadores del Instituto RIKEN en Japón, se combina con un sistema láser de alto rendimiento, denominado CAN y recientemente desarrollado. El conjunto resultante servirá para rastrear chatarra espacial y retirarla del espacio orbital.

 

La chatarra espacial se está acumulando más y más en el espacio orbital en torno a la Tierra como consecuencia de las actividades humanas fuera de ella. La cantidad de estos objetos artificiales inservibles casi se duplicó desde el año 2000 hasta el 2014, y se ha convertido en un obstáculo importante para el propio desarrollo astronáutico. La masa total de los desechos espaciales se calcula en alrededor de 3.000 toneladas. Se compone de satélites inservibles, fases de cohetes y otras piezas de los mismos, así como pequeños trozos resultantes de la fragmentación de objetos mayores al colisionar entre ellos.

 

Debido a que la chatarra espacial está esparcida por diversas órbitas, su captura se hace aún más difícil.

 

Existe el peligro de que alguno de estos objetos colisione algún día con una nave y ocasione una tragedia. Los vehículos que más tiempo pasan en el espacio afrontan este riesgo también durante más tiempo. En este sentido, y por acoger astronautas, la Estación Espacial Internacional (ISS) despierta bastantes temores, que se han reflejado incluso en la ficción, como por ejemplo en la película Gravity. Aunque no se cobren vidas humanas directamente, las eventuales colisiones de chatarra espacial contra satélites activos pueden dejar sin sus servicios a bastante gente, y en algunos casos esto puede provocar problemas graves y situaciones de emergencia.

 

[Img #27005]

 

Ante este panorama preocupante, el desarrollo de tecnología para limpiar someramente el espacio orbital de la Tierra se perfila como una necesidad cada vez más punzante.

 

El nuevo método combinando los dos aparatos citados será capaz de localizar y poner fuera de órbita a objetos con tamaños del orden de un centímetro, los más peligrosos ya que son lo bastante grandes como para provocar daños graves (vuelan mucho más rápido que una bala de rifle), y lo bastante pequeños como para resultar difíciles de detectar a tiempo. Gracias al telescopio, se podrá localizar con la precisión necesaria el objeto a abatir. El láser hará su trabajo proyectando un haz intenso sobre dicho objeto. El intenso calor generado hará surgir de él plasma de alta velocidad, y la fuerza de reacción resultante reducirá su velocidad orbital, lo que provocará su reentrada en la atmósfera terrestre, desintegrándose en ella.

 

El grupo de Toshikazu Ebisuzaki planea desplegar un pequeño experimento de prueba del concepto en la ISS, con una versión pequeña (de 20 centímetros) del telescopio EUSO y un láser con 100 fibras. Si el experimento da buenos resultados, el siguiente paso será instalar una versión a escala completa en la ISS, incorporando un telescopio de tres metros y un láser con 10.000 fibras. Armada con este sistema de ataque defensivo, la ISS podrá derribar objetos del tamaño antedicho en un radio de aproximadamente 100 kilómetros.

 

En un futuro más distante, sería factible crear un vehículo autónomo dedicado exclusivamente a derribar objetos volantes de chatarra espacial. Se le pondría seguramente en una órbita polar a una altitud de cerca de 800 kilómetros, donde se encuentra la mayor concentración de chatarra espacial.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress