Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 4 junio 2015
Neurología

La reacción del cerebro de cada persona ante ciertas palabras podría reemplazar a las contraseñas

En un futuro quizá no muy lejano, podríamos dejar de necesitar recordar todas esas complicadas contraseñas para acceder al correo electrónico, efectuar transacciones bancarias vía internet, o acceder a otros servicios online. Según un nuevo estudio, la forma en que nuestro cerebro responde ante ciertas palabras podría ser utilizada para reemplazar dichas contraseñas.

 

El equipo internacional de Sarah Laszlo, de la Universidad de Binghamton en Nueva York, Estados Unidos, observó las señales cerebrales de 45 voluntarios a medida que leían una lista de 45 acrónimos, como por ejemplo “FBI” y “DVD”. Registraron la reacción del cerebro ante cada grupo de letras, centrándose en la parte del cerebro asociada con la lectura y el reconocimiento de palabras, y descubrieron que los cerebros de los participantes reaccionaron de manera diferente para cada acrónimo, lo suficiente como para que un sistema informático pudiera identificar a cada voluntario con una precisión del 94 por ciento. Los resultados sugieren que podrían usarse las ondas cerebrales en sistemas de seguridad para verificar la identidad de una persona.

 

El nuevo sistema ofrece ventajas sobre métodos biométricos tales como la identificación de retina o las huellas dactilares. Si la huella de alguien es robada, esa persona no puede simplemente producir un nuevo dedo para reemplazar la huella comprometida, por lo que dicha huella queda perjudicada para siempre. En cambio, es posible escoger nuevas palabras para provocar un nuevo patrón de reacción cerebral exclusiva de la persona, por lo que en el improbable supuesto de que los atacantes fueran realmente capaces de robar una “huella cerebral” de un usuario autorizado, este podría entonces cambiar su huella de reacción cerebral mediante el simple cambio de palabras generadoras.

 

[Img #28227]

 

En el trabajo de investigación y desarrollo también ha intervenido Blair C. Armstrong, del Centro Vasco de Cognición, Cerebro y Lenguaje, en Donostia, País Vasco, España.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress