Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 10 junio 2015
Medio Ambiente, Salud y Ética

Donde muere la tecnología: basureros globales

Artículo escrito por Marah Villaverde


Nos encanta la tecnología. Morimos por estar siempre a la última, tanto como nuestra economía pueda permitirse. Disfrutamos sacando despacio ese gadget nuevo de su caja impecable, despegando las láminas de plástico protector con el trato exquisito, reverencial, que guardamos solo para nuestros objetos más preciados. Admiramos su brillo, su tacto, sus curvas, y mostramos nuestro nuevo y reluciente dispositivo a todo aquel que se nos ponga por delante. Con cierta desgana pretendida, con falsa modestia, como si gracias a ese smartphone nuevo fuéramos más guapos, más listos, como si no lleváramos meses ahorrando para comprarlo.


¿Alguna vez te has parado a pensar qué ocurre con las toneladas de tecnología que el primer mundo desecha a diario? ¿Sabes dónde acaba la vida de los móviles viejos y las teles de culo gordo? Seguramente no: el brillo de lo nuevo nos desancla, automáticamente, de lo que queda atrás.


La mayoría de nuestra basura electrónica acaba en dos sitios. Dos enormes vertederos, dos pequeños infiernos, cada uno en una esquina del mundo y demasiado lejos como para que puedan quitarnos el sueño.


Uno de ellos es la ciudad de Guiyu, en Guandong, China, que lleva 20 años recibiendo residuos electrónicos. El sitio donde, de una forma u otra, cobran vida la mayoría de nuestros gadgets es también el que los recibe de vuelta cuando terminan su vida útil. Guiyu es el mayor basurero tecnológico de China, y aunque la fabricación y montaje de componentes electrónicos sea una industria del más alto nivel, su reciclaje y descomposición, definitivamente, es todo lo contrario. El apocalíptico paisaje de Guiyu muestra, hasta donde alcanza la vista, montañas de dispositivos electrónicos desechados entre rudimentarias chabolas callejeras a modo de taller, en las que los trabajadores, equipados solo con herramientas manuales, desmontan los componentes con métodos nada tecnológicos. Las bobinas de los transformadores se desenredan a mano para extraer el cable; las placas se introducen en hornos al rojo y se sumergen en ácido para conseguir escasas virutas de sus preciados metales.

 

[Img #28387]

Personas trabajando en el vertedero de residuos electrónicos de Guiyu. (Foto: Basel Action Network (Ban.org) CC BY-ND 2.0 / Flickr)


Guiyu es el segundo lugar con más polución del planeta, y desde hace años se la conoce como Ciudad Veneno: el aire está saturado de gases tóxicos, y el suelo, envenenado con altas dosis de plomo, aluminio, cromo y otros metales pesados. Ni siquiera el agua es potable, por culpa de los altos niveles de plomo en el sedimento del río. 


El impacto medioambiental hace que el entorno, obviamente, sea de los menos saludables del planeta. La población de Guiyu sufre un altísimo índice de enfermedades de todo tipo: dolencias respiratorias y cutáneas, úlceras, migrañas… los niños de la ciudad muestran, en su mayoría, síntomas de intoxicación por plomo, y su nivel de inteligencia es sensiblemente menor a la media nacional.


China aprobó hace tiempo una ley prohibiendo la importación de residuos electrónicos, pero el daño ya estaba hecho. Aunque cada día siguen entrando toneladas de basura, el grueso de la exportación se ha ido moviendo hacia países con leyes más permisivas, como Ghana. La mayor parte de la basura tecnológica se disfraza para su exportación como donativos o material usado, cuando no es más que chatarra altamente tóxica.


El panorama de Agbogbloshie, un suburbio de Accra, es igualmente desolador: lo que antes fue un humedal al que acudían los habitantes de las ciudades cercanas a pasar su tiempo de ocio es, ahora, un cementerio electrónico inundado de montañas de basura y marañas de cables y plástico ardiendo, en el que cientos de personas, en su mayoría jóvenes, escarban con palos entre la basura y prenden fuego a los desperdicios, esperando que el plástico y la goma derretidos hagan asomar unos gramos de preciado cobre. 

 

[Img #28388]

Personas trabajando en el vertedero de residuos electrónicos de Agbogbloshie. (Foto: Marlene Napoli CC0 1.0 / Wikimedia) 


Casi todos los que malviven en este vertedero son inmigrantes provenientes del norte de Ghana o de Costa de Marfil, y llegan a Agbogbloshie con la esperanza de ganar un dinero rápido y poder partir, en pocas semanas, en busca de un futuro mejor. Algunos son conscientes del riesgo que corren, pero la mayoría trabaja con las manos desnudas, e incluso recorren el vertedero en chanclas.


La cruda realidad es que casi nadie consigue su objetivo: pronto empiezan a aparecer los problemas de salud: erupciones, insomnio, trastornos nerviosos, agotamiento, enfermedades cardiovasculares. Para cuando han conseguido reunir algo de dinero, tienen que gastarlo en medicinas y somníferos, y se ven obligados a seguir haciendo el mismo trabajo una y otra vez para volver a ganar lo gastado. 


El círculo vicioso nunca se cierra en Agbogbloshie: la mayoría de las personas que trabajan allí morirán de cáncer antes de cumplir los 30 y sin haber recibido educación de ningún tipo.


A pesar del impacto, cada vez más visible, del mal reciclaje de los residuos electrónicos, no parece que la tendencia vaya a cambiar en un futuro cercano; según un informe de la United Nations University solo durante 2014 se produjeron casi 42 millones de toneladas de basura tecnológica, y menos de una sexta parte se recicló o reutilizó correctamente. Para 2018, se espera que la cifra aumente hasta los 50 millones de toneladas.


 

[Img #28389]Acerca de la autora de este artículo:
Marah Villaverde es bloguera, fotógrafa, traductora, inquieta por naturaleza y apasionada de la tecnología y los gadgets. Escribe en geekpunto.com, y en su vida offline disfruta de los gatos, la lluvia, el mar, el cine y las letras.
Blog: http://geekpunto.com
Facebook: https://www.facebook.com/marah.villaverde
Twitter: https://twitter.com/marah_v
@marah_v

 

 


 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress