Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 23 junio 2015
Antropología

Corroboran que el Ser Humano duerme menos cuando dispone de suministro eléctrico

Aunque la televisión, internet, y ese incesante goteo de mensajes de amigos en el smartphone hacen que durmamos menos, el problema viene de antes de esos avances tecnológicos, y la causa principal de por qué dormimos menos ahora que nuestros antepasados se resume en una razón mucho más simple: un suministro eléctrico capaz de darnos luz artificial.

 

En una nueva investigación comparando dos comunidades de indígenas de la región del Chaco en el noroeste de Argentina, las cuales poseen un estilo de vida muy tradicional pero con la diferencia de que una cuenta con suministro de electricidad y la otra no, se ha confirmado que el acceso a la iluminación artificial y a la electricidad reduce el tiempo que las personas duermen cada noche.

 

El estudio, que es el primero en documentar sobre el terreno la relación entre el acceso a la luz artificial y cuánto dormimos los humanos cada noche, lo ha realizado un equipo integrado, entre otros, por el matrimonio de los antropólogos evolutivos Eduardo Fernández-Duque y Claudia Valeggia, ambos de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, Horacio de la Iglesia, de la Universidad de Washington en la ciudad estadounidense de Seattle, Diego Golombek de la Universidad de Quilmes en Argentina y Norberto Lanza del CONICET en el mismo país.

 

Los investigadores equiparon a los participantes en cada comunidad con unas pulseras que registraban datos sobre los ciclos de sueño y vigilia. Los investigadores recogieron datos durante una semana en verano y una semana en invierno.

 

[Img #28665]

 

Lo que encontraron los investigadores fue un cambio tanto en la hora de irse a dormir como en el tiempo transcurrido durmiendo. En verano, los participantes con acceso a la electricidad durmieron 40 minutos menos que sus homólogos que dependían de la luz natural. Los usuarios de electricidad se iban a dormir más tarde, pero se levantaban a la misma hora que quienes usaban la luz natural. En invierno, los participantes que disponían de electricidad dormían aproximadamente una hora menos que quienes no la tenían.

 

Lo que sugiere esto es que los humanos primitivos probablemente tenían períodos de descanso más largos que los que experimentan hoy en día las personas de las sociedades industrializadas. De alguna forma, el estudio aporta una indicación de lo que le ocurrió a la humanidad cuando pasó de cazar y recolectar a la agricultura, y finalmente a nuestra sociedad industrializada.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress