Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 1 julio 2015
Neurología

El ejercicio físico y un compuesto del té verde refrenan el avance del Mal de Alzheimer en ratones

Millones de personas sufren la enfermedad de Alzheimer en el mundo. La comunidad científica está buscando en la actualidad tratamientos así como terapias preventivas que se puedan articular sobre la base de potenciar el consumo de determinados alimentos comunes. Ahora, unos investigadores han determinado que un compuesto encontrado en el té verde, y el ejercicio físico, hacen más lenta la progresión de la enfermedad en ratones y pueden llegar a revertir sus efectos. Estudios adicionales sobre dicho compuesto típico del té verde podrían llevar a avances en el tratamiento y prevención de la enfermedad de Alzheimer en humanos.

 

En los pacientes de Alzheimer, el péptido conocido como beta-amiloide puede acumularse y formar grumos que dan lugar a la formación de “placas” amiloides en el cerebro.

 

Los pacientes de Alzheimer han sido relacionados con incrementos en la inflamación, y estudios recientes han sugerido que los antioxidantes dietéticos ayudan a reducir el riesgo de contraer dicha enfermedad. Sobre la base de investigaciones previas llevadas a cabo en la Universidad de Misuri en la ciudad estadounidense de Columbia, el equipo de Todd Schachtman, profesor en la misma institución, decidió investigar los efectos del ejercicio físico (voluntario en este caso) y de la epigalocatequina-3-galata (la citada sustancia presente en el té verde), sobre el funcionamiento de la memoria y sobre los niveles de beta-amiloide en ratones.

 

[Img #28920]

 

Los investigadores administraron epigalocatequina-3-galata en el agua que bebían los ratones y les dieron acceso a espacios e instalaciones que les permitían correr y hacer otros ejercicios físicos. En unos experimentos de memorización de un laberinto, Schachtman y sus colegas constataron mejoras notables en la funciones cognitivas y en la capacidad de recordar en los ratones afectados por la enfermedad de Alzheimer que recibieron epigalocatequina-3-galata y que también pudieron hacer ejercicio físico.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress