Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 27 julio 2015
Neurología

El cerebro moldea la forma del cráneo pero no la extensión de los huesos

El investigador Emiliano Bruner, responsable del grupo de Paleoneurología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), en España, publica esta semana en la revista Journal of Anatomy un estudio sobre las relaciones geométricas entre cráneo y cerebro en humanos adultos, cuyos resultados indican que la correlación entre la extensión de los huesos y de las correspondientes áreas cerebrales es muy baja.

 

Existe mucha variación de los lóbulos parietales entre individuos, pero esto no influye mucho en los huesos que los protegen. Como explica Bruner, “es como si a lo largo del desarrollo, los lóbulos parietales se 'movieran' bajo los huesos de forma independiente”.

 

Así que, a pesar de existir cierta correlación entre la forma de los lóbulos y de los huesos, como pone de manifiesto la curvatura de la bóveda y las huellas de los surcos cerebrales, sus respectivos confines son más independientes.

 

Esta escasa correspondencia entre los límites de los lóbulos cerebrales y de los huesos de la bóveda implica que hay que tener cierta cautela cuando se utilizan los rasgos del cráneo para definir las áreas cerebrales.

 

[Img #29571]

 

A pesar de existir cierta correlación entre la forma de los lóbulos y de los huesos del cráneo, como pone de manifiesto la curvatura de la bóveda y las huellas de los surcos cerebrales, sus respectivos confines son más independientes. (Foto: Bruner et al)

 

“Cautela muy a tener en cuenta, por ejemplo en neurocirugía y, sobre todo, en paleoneurología, donde la forma cerebral se tiene que inferir partiendo únicamente del conocimiento de la anatomía de los huesos fósiles”, afirma el investigador.

 

Este estudio sobre neuroanatomía evolutiva y áreas parietales se ha llevado a cabo gracias a una colaboración con el departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Keio (Japón). (Fuente: CENIEH)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress