Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 14 agosto 2015
Paleontología

La competición con los predecesores de los felinos modernos condujo a la extinción a muchas especies cánidas antiguas

Los resultados de una nueva investigación indican que para la familia de los cánidos (Canidae, a la cual pertenecen animales modernos como el perro, así como lobos, zorros y otros), la rivalidad con los ancestros de los felinos (subfamilia de la que un miembro actual muy abundante y conocido es el gato, tradicionalmente visto como enemigo del perro) tuvo un papel más importante en la extinción de diversas especies cánidas antiguas que el ejercido por los cambios del clima en el pasado. La influencia evolutiva ulterior que esa competición tuvo sobre la familia del perro fue igualmente importante.

 

El equipo internacional de Daniele Silvestro, de la Universidad de Gotemburgo en Suecia, analizó más de 2.000 fósiles, constatando que la llegada de los félidos (Felidae, familia de la que forman parte los felinos) a América del Norte, procedentes de Asia, tuvo un impacto letal sobre la diversidad de la familia de los cánidos, lo que contribuyó a la extinción de hasta 40 de sus especies.

 

La familia a la que pertenecen los perros se originó en América del Norte hace unos 40 millones de años y alcanzó su diversidad máxima hace alrededor de 22 millones de años, cuando más de 30 especies habitaban el continente. Hoy en día, solo viven 9 especies de esta familia en Norteamérica. Aumentaron progresivamente su tamaño corporal y se especializaron en convertirse en grandes depredadores. Algunos de ellos excedieron los 30 kilogramos (66 libras) y estaban entre los mayores carnívoros en Norteamérica.

 

[Img #29955]

 

El éxito evolutivo de los animales carnívoros está conectado de forma inevitable a su capacidad de obtener comida. La cantidad limitada de recursos (presas) impone una fuerte competición entre los carnívoros que comparten la misma área de distribución geográfica. Por ejemplo, los carnívoros africanos como perros salvajes, hienas, leones y otros félidos están constantemente compitiendo entre sí por la comida. Los carnívoros de América del Norte podrían haber seguido primitivamente dinámicas similares. Mientras que los félidos del pasado tuvieron según parece un impacto muy negativo sobre la supervivencia de los cánidos antiguos, estos no lo tuvieron sobre los félidos. Esto sugiere que los félidos debieron ser depredadores más eficientes que la mayoría de las especies extintas de la familia de los cánidos.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress