Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 28 agosto 2015
Medicina

Identifican un mecanismo celular de contaminación por plutonio y otros metales pesados

El almacenamiento de residuos nucleares de larga duración plantea riesgos inherentes a todo contenedor que deba permanecer perfectamente sellado durante siglos y milenios. Las fugas de material radiactivo desde estos cementerios nucleares, y las que pueden producirse desde otras instalaciones, son una amenaza permanente para la salud pública. Conocer a fondo los mecanismos por los que elementos radiactivos como el plutonio son atrapados y retenidos dentro de las células del cuerpo humano y de los de otras criaturas es vital para desarrollar nuevas medidas de protección contra la radiactividad.

 

El equipo de Rebecca Abergel, del Laboratorio Nacional estadounidense Lawrence Berkeley (Berkeley Lab), con la colaboración de expertos del Centro Fred Hutchinson de Investigación Oncológica, en Seattle, Washington, Estados Unidos, ha descubierto que una proteína que se enlaza al hierro puede transportar actínidos al interior de las células. El plutonio, el americio y otros actínidos pueden ser transportados hasta el interior de las células por una proteína antibacteriana llamada siderocalina, que normalmente está implicada en el secuestro del hierro.

 

El hallazgo constituye un gran avance en el conocimiento de la química biológica de los metales radiactivos, abriendo nuevas vías de investigación hacia estrategias capaces de una acción correctora en el caso de una posible exposición humana a materiales radiactivos.

 

[Img #30241]

 

El grupo de Abergel ya desarrolló un compuesto para secuestrar actínidos y expulsarlos del cuerpo. Dicho compuesto se puede administrar en la forma de una píldora que se tome de manera oral, un modo de administración lo bastante rápido y fácil como para afrontar la situación de urgencia derivada de una eventual exposición de la población a una dosis alta de radiactividad. El pasado año la Administración estadounidense de Alimentos y Medicamentos (FDA) dio permiso para realizar un ensayo clínico encaminado a comprobar la seguridad del fármaco.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress