Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 7 septiembre 2015
Antropología

El análisis de huesos de una fosa común respalda que son de prisioneros escoceses exterminados en el siglo XVII

La Batalla de Dunbar en 1650 fue una de las más brutales, sangrientas y cortas de entre las acaecidas en las guerras del siglo XVII en el Reino Unido. En menos de una hora, el ejército parlamentario inglés, bajo el mando de Oliver Cromwell, derrotó al ejército escocés de los Covenants (o Covenanters), que apoyaba los derechos de Charles II (Carlos II de Inglaterra) al trono escocés.

 

Aunque no se conocen las cifras exactas, se piensa que alrededor de 1.700 soldados escoceses murieron de desnutrición, enfermedades y frío después de haber marchado a lo largo de 100 millas (160 kilómetros) desde el sudeste de Escocia hasta Durham, en el nordeste de Inglaterra, donde fueron encerrados en la Catedral y el Castillo de Durham, entonces en desuso desde hacía varios años.

 

Los prisioneros supervivientes fueron transportados hasta diferentes partes del mundo, incluyendo Virginia y Nueva Inglaterra, en Estados Unidos, donde trabajaron como criados. Podían ganar su libertad si ahorraban lo suficiente para pagar su precio de venta o si trabajaban durante la totalidad de su período de contrato, y algunos, tras recobrar su libertad, llegaron a convertirse en granjeros exitosos en Maine.

 

Lo que sucedió a los cuerpos de aquellos que murieron en Inglaterra ha sido un misterio durante casi 400 años, pero una nueva investigación a cargo de la Universidad de Durham parece que aclara definitivamente las cosas.

 

El hallazgo de restos humanos en noviembre de 2013, durante unas obras de construcción, reveló que bajo el suelo había una fosa común. Los huesos de diversos individuos han sido desenterrados desde entonces, y los investigadores han estado llevando a cabo una amplia serie de pruebas para intentar establecer sus identidades.

 

Los expertos consideraron inicialmente que la mayor parte de las pruebas encajaban con la hipótesis de que los cuerpos pertenecían a los soldados escoceses, pero no pudieron alcanzar una conclusión definitiva a partir de las investigaciones realizadas en 2014 porque los análisis iniciales de datación por radiocarbono indicaron una fecha de fallecimiento ligeramente anterior a la de la batalla de Dunbar.

 

[Img #30430]

 

Sin embargo, nuevos análisis por radiocarbono de cuatro muestras adicionales, que fueron cuidadosamente seleccionadas para asegurar un resultado más preciso, en combinación con el hallazgo de evidencias químicas demostrando que algunos de los prisioneros habían fumado en pipas de arcilla (que se saben se usaban habitualmente en Escocia después de 1620), han llevado al equipo de Andrew Millard a la conclusión definitiva de que la fecha de la muerte se encuentra entre 1625 y 1660.

 

Cuando se combinan estas fechas con la naturaleza de las tumbas, con los resultados de pruebas científicas y observacionales previas que establecieron que todos los esqueletos eran de varones, con el hecho de que la mayoría tenía edades de entre 13 y 25 años, y con el análisis de isótopos que mostró que su origen era muy probablemente escocés, todo ello señala hacia su identificación como los prisioneros de la batalla de Dunbar.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress