Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 7 septiembre 2015
Medicina

Los casos de tularemia en humanos se disparan durante los años de plaga de topillo

La tularemia o fiebre de los conejos es una enfermedad infecciosa potencialmente grave causada por la bacteria Francisella tularensis. Los agricultores, los cazadores y los cocineros son los que más se infectan al estar en contacto con los huéspedes reservorios como roedores y conejos diversos. Los vectores frecuentes son las garrapatas y ciertas moscas hematófagas.

 

Ahora, investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de la Universidad de Valladolid, del Instituto de Salud Carlos III de Madrid y de la Universidad de Castilla-La Mancha, en España, han recopilado en un estudio publicado en la revista Vector-Borne and Zoonotic Diseases los casos de tularemia oficialmente declarados cada año en Castilla y León, según la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica y han cruzado esta información con medidas de abundancia de topillo durante el periodo 1997-2014.

 

El trabajo muestra una clara asociación temporal entre casos de tularemia y plagas de topillos. En este sentido, el número de personas afectadas por tularemia alcanzó máximos anuales durante las plagas de topillo en los años 1997 y 2007 –585 personas en el año 1997 y 486 personas en 2007–. En 2014, se repitió el patrón, con un número elevado de personas afectadas por tularemia y al mismo tiempo densidades muy elevadas del roedor.

 

“Para mejorar la prevención y el control de esta enfermedad infecciosa, es necesario entender mejor el ciclo ecológico de Francisella tularensis, el agente de la tularemia”, asegura Francois Mougeot, investigador de la Universidad de Castilla-La Mancha y coautor del estudio.

 

[Img #30442]

 

Este trabajo indica que los topillos tienen un papel clave en el ciclo ecológico de esta bacteria patogénica, siendo a la vez un reservorio y un agente de amplificación, más aún cuando el número de roedores se dispara, como en años de plaga.

 

“Otros reservorios de la enfermedad, e importantes factores de transmisión a humanos, son las liebres y los cangrejos de río. La aparente regularidad temporal en las fluctuaciones poblacionales de topillo campesino podría sentar unas bases para anticipar épocas de mayor riesgo de contagio en el noroeste de España”, concluye Mougeot. (Fuente: SINC)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress