Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Domingo, 4 octubre 2015
Medicina

Los stents biodegradables, eficaces en infarto agudo de miocardio

El Hospital Clínic de Barcelona, en España, ha liderado un estudio multicéntrico e internacional para comparar la eficacia de dos tipos de stents o cánulas en pacientes con infarto agudo de miocardio. Se trata de los stents de segunda generación, recubiertos con fármacos que impiden que se vuelva a formar tejido en el interior de la arteria, y los de tercera generación, o biodegradables.

 

Los resultados, presentados en el Congreso Europeo de Cardiología de Londres, han sido publicados en la revista European Heart Journal y demuestran en 191 pacientes que la eficacia de los dos stents es similar, aunque la ventaja de los biodegradables es que permiten que se recupere la función del vaso sanguíneo.

 

 Los stents son un tipo de mallas tubulares que en cardiología se colocan en arterias u otros vasos sanguíneos para mantenerlos abiertos. Los primeros stents estaban fabricados con un material metálico, acero inoxidable, y para dotarlos de mayor flexibilidad se utilizaron diferentes aleaciones en su fabricación. Los actuales, denominados de segunda generación, están recubiertos con medicación que se libera de forma progresiva y que minimiza la inflamación del vaso sanguíneo e impide que vuelva a crecer tejido en su interior.

 

El futuro son los stents biodegradables o reabsorbibles, recubiertos también con los fármacos antiproliferativos de liberación controlada y que tienen la ventaja de desaparecer al cabo de unos meses. De esta manera es posible recuperar la función arterial, cosa que no sucede con los metálicos.

 

[Img #31030]

 

En el estudio se compara el uso de los stents metálicos recubiertos con un fármaco antiproliferativo, el everolimus, con unos nuevos stents formados por un material biodegradable y el mismo fármaco. Los resultados demuestran que, en un seguimiento de seis meses, con estos nuevos stents se obtienen los mismos resultados que con los mejores que hay disponibles en la actualidad, los de segunda generación.

 

"Actualmente estamos haciendo el seguimiento a más largo plazo con estos nuevos dispositivos, ya que en el seguimiento de 6 meses ya han demostrado unos resultados prometedores", explica Manel Sabaté, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Clínic y primer autor del trabajo. "Si se confirman los datos obtenidos en este estudio preliminar estaríamos ante un cambio de paradigma en el ámbito de la cardiología intervencionista", añade. (Fuente: Hospital Clínic)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress