Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 19 octubre 2015
Zoología

Dos neuronas en gusanos guían a los machos hacia la búsqueda de sexo

Se ha encontrado un par de neuronas en el cerebro de los gusanos machos de la especie Caenorhabditis elegans que les permiten recordar y buscar sexo incluso en detrimento de su obtención de comida. Estas neuronas, que son específicas de los machos, son causantes de diferencias de género en el aprendizaje. Tales diferencias en las capacidades cognitivas parecen pues estar genéticamente programadas.

 

Esto es importante dado que se sabe muy poco sobre cómo los diminutos cerebros (con solo unas 300 neuronas en total) de estas criaturas varían para proporcionar diferentes preferencias, aptitudes y juicios a ambos sexos.

 

El estudio del equipo internacional de la bióloga Arantza Barrios, del University College en Londres, Reino Unido, muestra un vínculo directo entre el comportamiento diferente de machos y hembras de esos gusanos y diferencias en el desarrollo estructura cerebrales en áreas implicadas en el procesamiento mental de nivel superior.

 

La pareja de neuronas recién identificada crea diferencias de comportamiento entre los sexos al cambiar un circuito cerebral común a los dos.

 

[Img #31354]

 

La imagen es una ilustración de la conectividad en la cabeza del macho adulto (azul) y del hermafrodita (rosa) de C. elegans. La adición específicamente masculina de interneuronas derivadas de células gliales (rojo) remodela los circuitos cerebrales durante la maduración sexual para generar una plasticidad sexualmente dimórfica en el aprendizaje. (Foto: Justina Yeung, UCL)

 

Lo descubierto por Barrios y sus colegas sugiere que las diferencias en el aprendizaje y la percepción dependen no solo del sexo del animal sino también del sexo de las células progenitoras neurales individuales. Esto significa que diferentes aspectos del comportamiento de un animal podrían muy bien desarrollarse independientemente entre sí en ciertas circunstancias, en vez de a través de la acción coordinada de hormonas. Por supuesto, tal como aclara Barrios, no todas las diferencias de comportamiento están genéticamente programadas; el entorno puede asimismo jugar un papel importante.

 

La especie de gusanos usada en el estudio, la Caenorhabditis elegans, tiene dos sexos: machos y hermafroditas. Los hermafroditas son básicamente hembras modificadas que pueden llevar su propio esperma y no necesitan tener sexo para poder reproducirse.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress