Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 20 octubre 2015
Robótica

Robots, evolución artificial y capacidad de autoorganización

La selección darwiniana puede ser empleada para forjar y remodelar comportamientos robóticos complejos que conduzcan a una capacidad colectiva de autoorganización eficiente de sus tareas. Inspirándose en la forma en que las hormigas organizan su trabajo y dividen sus tareas, el equipo internacional de Eliseo Ferrante, de la Universidad de Lovaina en Bélgica, se ha valido de una técnica que se puede describir como evolución artificial, así como de simulaciones robóticas detalladas, para determinar la viabilidad de lograr esa clase de conductas robóticas.

 

Como si de una colonia de insectos sociales se tratase, los robots de la simulación desarrollaron una división de trabajos autoorganizada en la que los diferentes miembros se especializaron en llevar a cabo subtareas específicas en el grupo.

 

El campo de la “robótica en enjambre” está orientado a poder usar equipos de pequeños robots para explorar entornos complejos, como sería el caso de regiones de la Luna o de planetas como Marte. Sin embargo, no es sencillo diseñar sistemas de control que permitan a los robots organizarse de forma efectiva, al menos siguiendo los criterios centralizados tradicionales. El ejemplo a imitar es el de esos insectos sociales. Como individuos, son de escasa inteligencia. Sin embargo, la propia dinámica del grupo puede generar cosas como una división de labores de manera espontánea, sin que ningún individuo la haya planificado.

 

[Img #31390]

 

A largo plazo, y con el desarrollo tecnológico adecuado, cabe imaginarse a enjambres de pequeños robots moviéndose con facilidad por terrenos rocosos, al acoplarse entre sí para conformar la macroestructura más adecuada para cada reto: forma de cadena oruga para ascender por cuestas empinadas, de serpiente para circular eficientemente por la arena… Incluso podrían convertirse temporalmente en estructuras útiles que sirvieran a otras finalidades que la de su propia existencia como robots exploradores, por ejemplo una antena de comunicaciones, o una vela solar para impulsar una nave espacial.

 

Los resultados de la nueva investigación se han hecho públicos a través de la revista académica PLOS Computational Biology. La referencia del trabajo es la siguiente: Citation: Ferrante E, Turgut AE, Duéñez-Guzmán E, Dorigo M, Wenseleers T (2015) Evolution of Self-Organized Task Specialization in Robot Swarms. PLoS Comput Biol 11(8): e1004273.doi:10.1371/journal.pcbi.1004273

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress