Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 8 julio 2011
Zoología

La compleja estrategia colectiva de los pingüinos para soportar ventiscas y temperaturas bajísimas

Para sobrevivir a temperaturas de 50 grados centígrados bajo cero o incluso más frías, y vientos de 180 kilómetros por hora o más en el durísimo invierno antártico, los pingüinos emperador se acurrucan unos contra otros formando grupos muy apretados, y, como se ha descubierto recientemente, estos animales coordinan sus movimientos para dar a cada uno de los miembros del corrillo la oportunidad de calentarse.

El físico Daniel P. Zitterbart de la Universidad de Erlangen-Nuremberg, Alemania, pasó recientemente un invierno en la Tierra de la Reina Maud, en la Antártida, haciendo videograbaciones de alta resolución de una colonia de pingüinos emperador.

Zitterbart, el biofísico Ben Fabry de la Universidad de Erlangen, el fisiólogo James P. Butler de la Universidad de Harvard, y la bióloga marina Barbara Wienecke de la División Antártica Australiana, averiguaron las características típicas de los movimientos grupales periódicos que los pingüinos hacen y que les permiten cambiar de manera paulatina y constante la estructura del grupo. Este movimiento hace posible que los animales de la zona periférica del corro entren en la zona central y se calienten.

Las técnicas de supervivencia de los pingüinos emperador han fascinado desde mucho tiempo atrás a los científicos. Una pregunta sin resolver era cómo los individuos se movían hacia el interior de uno de estos grupos compactos donde los animales están apretujados tan estrechamente que ningún movimiento parece posible.

[Img #3324]

Daniel P. Zitterbart y su equipo descubrieron que los pingüinos resuelven este problema moviéndose juntos a modo de olas vivientes, periódicas y bien coordinadas. Esto se observó al vigilar las posiciones de cientos de pingüinos en una colonia durante varias horas.

Las "olas vivientes" son invisibles a simple vista, ya que se producen una vez cada 30-60 segundos y viajan a una velocidad de 12 centímetros por segundo a través del grupo. De todos modos, aunque parece muy poco movimiento, con el transcurrir de los minutos llegan a completar grandes desplazamientos.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress