Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 30 octubre 2015
Ecología

Ecólogos del CREAF proponen un nuevo sistema para diagnosticar el estado de salud de los ecosistemas

La luz que reflejan las plantas y el tipo de moléculas aromáticas que emiten pueden dar pistas sobre su estado fisiológico y de cómo aprovechan la energía. Así lo explica un trabajo publicado en septiembre en la revista Trends in Plant Science, elaborado por un equipo de investigadores del CREAF (España), que revelan que este sistema integrado mejorará el seguimiento de los ecosistemas tanto a nivel local como global, tanto en el ámbito de la agricultura como en el de la gestión del medio ambiente.

 

La falta de nutrientes o la sequía debilitan las plantas y hacen que sean menos eficientes en transformar la energía solar en energía química durante la fotosíntesis. Entonces, las plantas producen varios carotenoides, unos pigmentos que disipan el exceso de radiación solar que no pueden procesar. Estos pigmentos cambian de manera característica la luz que reflejan. "Y como los satélite tienen sensores capaces de detectar la luz que reflejan las plantas, sus imágenes nos permiten interpretar a nivel planetario el estado de salud de las plantas y los ecosistemas. De este modo, si detectamos cambios de la luz reflejada en una zona querrá decir que algún factor está perjudicando las plantas", explica Peñuelas, jefe de la Unidad de Ecología Global del CREAF e investigador del CSIC.

 

Las plantas emiten más compuestos orgánicos volátiles (COVs) para defenderse del estrés y para comunicarse con otros seres vivos. Por ejemplo, en situaciones de peligro, como ataques por depredadores o patógenos, las plantas liberan más cantidad de un tipo de compuestos aromáticos, los isoprenoides. Los últimos años los ecólogos han desarrollado herramientas sofisticadas capaces de mesurar estos compuestos olorosos tanto a nivel local como regional analizando las hojas o las flores de las plantas, las moléculas aromáticas que se acumulan en el aire, y las imágenes de satélite.

 

"Las plantas debilitadas por ataques o por falta de agua o nutrientes producen más cantidad de isoprenoides como estrategia para canalizar la energía que no pueden procesar. Por lo tanto, como somos capaces de medir las cantidades de isoprenoides que emite una planta o un ecosistema entero, podremos utilizar este valor para diagnosticar su estado de salud", explica Josep Peñuelas. (Fuente: CREAF)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2015 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress