Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 3 noviembre 2015
Medicina

Pie zambo, cómo puede ser tratada esta deformidad del pie

El pie zambo es una anomalía que puede asustar, así que a los padres que le acaban de informar de que su bebé (feto) sufre de esta condición pueden también estar extremadamente preocupados por el pronóstico. Afortunadamente, el pie zambo no produce dolor. Iniciar el tratamiento de inmediato ofrece muy buenos resultados, hasta el punto de que el bebé no experimentará ningún problema de movilidad más adelante en la vida y el hecho de que pueda nacer con pie zambo será apenas perceptible.

 

¿Qué es el pie zambo?

 

El pie zambo suena bastante descriptivo, y su nombre en realidad proviene de la forma en que el pie puede girar hacia el exterior, lo que hace que se vea un poco como un palo de golf. Es, sin embargo, un término utilizado para describir una serie de anomalías del pie, en lugar de una sola condición. Por lo general se presenta en el nacimiento, y puede verse de diferentes maneras. El pie es generalmente más corto de lo habitual, sobre todo en el talón, y los músculos de la pantorrilla están subdesarrollados. El pie puede apuntar: hacia el exterior, hacia el otro pie, o incluso apuntar hacia arriba. El pie zambo puede ser unilateral o bilateral, y aproximadamente la mitad de todos los casos los dos pies están afectados.

 

El pie zambo se divide en dos categorías principales. Pie zambo aislado es una condición independiente, mientras que el pie zambo no aislado es el pie zambo que se produce en conjunción con trastornos neuromusculares como artrogriposis o espina bífida.

 

¿Qué causa el pie zambo?

 

Las causas del pie zambo – también llamado talipes equinovades – aún no están claras. Mientras que algunos profesionales de la medicina todavía sostienen que puede ser causado por algo tan simple como una mala posición fetal, la mayoría coincide en que esto no es posible. El pie zambo es más probable que ocurra en los bebés nacidos de familias con antecedentes de esta enfermedad, está claro que hay un componente genético. También se cree que los factores ambientales tienen mucho que ver.

 

Los niños son dos veces más propensos que las niñas a nacer con pie zambo, haciendo del género un factor de riesgo significativo. Fumar durante el embarazo, el uso de drogas, o tener demasiado poco líquido amniótico son otros factores de riesgo.

 

[Img #31700]

 

¿Cómo se diagnostica el pie zambo?

 

A menos que el pie zambo no lo tuviera el bebé en el nacimiento, la condición será visible inmediatamente después del nacimiento de un bebé – y también se pueden observar en las ecografías durante el embarazo. En este último caso, las pruebas con ultrasonidos pueden ser recomendadas para ver si el bebé tiene un caso de pie zambo no aislado, es decir, otras condiciones neuromusculares que tienen mejores resultados con el diagnóstico prenatal también están presentes.

 

Una vez que el bebé ha sido diagnosticado (y nacido), los rayos X pueden ofrecer información sobre el grado de la enfermedad. No hay tratamientos prenatales disponibles actualmente para el pie zambo.

 

Aunque sin dolor en el nacimiento, el pie zambo puede conducir a problemas de movilidad graves si no se tratan. Es por eso que iniciar el tratamiento lo antes posible es de suma importancia. Una variedad de métodos de tratamiento están disponibles, y los bebés que nacen con pie zambo no necesitarán cirugía para corregir la condición en la mayoría de los casos. Vamos a discutir las opciones de tratamiento y los resultados a continuación.

 

Opciones de tratamiento

 

El pie zambo se puede tratar en una variedad de maneras. Echemos un vistazo a las opciones, sus pros y sus contras.

 

El Método Ponseti

 

El método Ponseti es, a nivel mundial, la opción de tratamiento más popular para un pie deforme. Éste se caracteriza por suaves ejercicios de estiramiento y el uso de un molde de yeso para alterar gradualmente la posición del pie. Se suele y se recomienda comenzar el tratamiento justo después del nacimiento, el proceso consiste en ejercicios de estiramiento que trabajarán para alcanzar una posición correcta, seguido de la aplicación de un molde de yeso que se extiende desde el pie hasta el muslo. Este proceso se realiza en una base semanal hasta que el pie se encuentra en una posición óptima.

 

Una vez que el pie ha alcanzado la posición correcta, muchos bebés necesitarán un procedimiento quirúrgico menor llamado tenotomía de Aquiles para liberar el tendón apretado que muchos bebés tienen.

 

Una vez que estos procedimientos están completos, los pacientes requieren apoyos para garantizar que los pies se mantienen en la posición correcta y no hay recaídas. Las personas que nacen con pie zambo y que se trataron posteriormente con el método Ponseti suelen necesitar el uso de estos aparatos por unos cuantos años. El método Ponseti ha demostrado ser un gran éxito, y conseguir la corrección de pie zambo en 90 de cada 100 bebés.

 

El método francés

 

Al igual que con el método Ponseti, el método francés (también llamado el método funcional francés) para tratar el pie zambo se basa en ejercicios de estiramiento. Estos se realizan entre tres y siete días a la semana, y luego es fijado – a menudo con una férula para asegurar que el progreso se mantiene. Los bebés tratados con el método francés suelen necesitar una tenotomía al igual que aquellos tratados con el método Ponseti, y el tratamiento es también conveniente comenzarlo poco después del nacimiento. Sin embargo, el régimen de tratamiento se mantiene hasta que el niño tiene de dos a tres años, para después seguir dos pasos diferentes – la fundición y el aparato ortopédico.

 

Las investigaciones han encontrado que poco más del 82 por ciento de los pacientes con pie zambo logra resultados favorables después de ser tratados con el método francés.

 

Cirugía para el pie zambo

 

El tratamiento no quirúrgico para el pie zambo puede ser muy exitoso en verdad, pero a veces las deformidades son tan graves que se requiere cirugía. Los tratamientos no quirúrgicos también pueden fallar debido a que las familias no pueden encontrar una disciplina para la rigurosa y difícil rutina. Incluso hay casos que requieren de cirugía, después de haber sido sometidos a tratamiento de acuerdo con los métodos francés o Ponseti y han sufrido una leve disminución en la medida de la deformidad, haciendo la cirugía posterior menos extensa.

 

La cirugía menos invasiva se dirige a los tendones y las articulaciones que contribuyen directamente a la deformidad, mientras que la cirugía más invasiva implicará muchas de las estructuras de los tejidos blandos en el pie y el tobillo.

 

Con tratamiento, el pie del niño es probable que sea un poco más pequeño que el promedio, y su movilidad puede ser ligeramente afectada. Sin embargo, la mayoría de los niños que iniciaron el tratamiento poco después de nacer será capaz de caminar y correr sin dificultades ni dolor. Dejar el pie zambo sin tratar no es una buena opción. Puede dar lugar a la inmovilidad o movilidad reducida, así como artritis, problemas musculares, problemas sociales y la confianza en sí mismo del bebé.

 

Fuente: Publicado por Dr. Pablo Rosales en ElBlogdelaSalud.info


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress