Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 25 noviembre 2015
Astronáutica

Despegue y aterrizaje del cohete New Shepard

La compañía Blue Origin llevó a cabo el 23 de noviembre su primer y espectacular vuelo completo de su cohete New Shepard, exitoso desde el lanzamiento hasta el aterrizaje, tanto del vector como de su cápsula. Desarrollados con gran discreción durante los últimos años, parecen más cerca que otros sistemas para ofrecer vuelos turísticos espaciales hasta altitudes suborbitales de unos 100 km.

 

No es la primera vez que la estadounidense Blue Origin prueba su sistema (voló en abril, aunque el cohete no consiguió aterrizar por un fallo de presurización), pero esta vez todo salió aparentemente a la perfección. El despegue del cohete se produjo a las 17:21 UTC, sin aviso previo a la prensa, gracias al empuje de su motor BE-3. La partida se efectuó desde las instalaciones que la compañía tiene en Tejas. Tras alcanzar una velocidad de Mach 3,72, el cohete New Shepard soltó a su cápsula, y ambos alcanzaron un apogeo de unos 100,5 kilómetros, antes de volver a caer hacia la Tierra. La nave, sin tripulación, abrió después sus paracaídas y aterrizó sin dificultades.

 

Por su parte, el cohete, de una sola etapa, descendió de forma controlada, reencendiendo su motor en el momento apropiado para frenar la caída, a unos 1,5 km de altitud, y acabar aterrizando en la plataforma prevista para ello, a apenas centímetros del punto programado. El sistema de control actuó conforme a lo esperado, permitiendo un aterrizaje suave, una vez desplegado el tren. Lograda la hazaña, esto significa que el cohete podrá ser reutilizado en una próxima misión.

 

[Img #32198]

 

La empresa espera que muy pronto los vuelos puedan ir acompañados por personas situadas dentro de la cápsula, lo que permitirá a los futuros turistas espaciales disfrutar de unos minutos de ingravidez.

 

El cohete ha sido diseñado para volver rápidamente a la actividad, de modo que en teoría sería suficiente volver a cargarlo de combustible para reutilizarlo. En este caso, sin embargo, se efectuará una revisión completa de su estado, hasta que se alcance la confianza suficiente para su rápida reutilización.

 

La compañía tiene previsto convertirse en la primera que envíe turistas en rutas suborbitales de forma continuada, y ya está diseñando un sistema orbital, más grande y con un nuevo motor llamado BE-4, que volaría desde Cabo Cañaveral.

 

 

 

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress