Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 18 julio 2011
Botánica

Vegetales terrestres con estomas complejos mucho antes de lo creído

El control de la pérdida de agua es una importante capacidad de los vegetales terrestres actuales, ya que les permite prosperar en entornos cambiantes. Una nueva investigación muestra que las innovaciones biológicas relativas a la conservación de agua se produjeron muy temprano en la historia evolutiva de las plantas.

La investigación se ha centrado en el papel de los estomas, poros microscópicos en la superficie de las hojas que permiten capturar el gas dióxido de carbono para usarlo en la fotosíntesis, permitiendo al mismo tiempo la liberación de agua.

En vez de ser poros fijos dispersos en la hoja, como si se tratase de los orificios de un tamiz, los estomas de las plantas modernas son más parecidos a válvulas que se abren y se cierran en función de las necesidades del momento. Se abren o cierran en respuesta a señales químicas y ambientales, como la luz y el dióxido de carbono, por lo que permiten alcanzar un cierto equilibrio entre la necesidad fotosintética y la necesidad hídrica de la planta. Por tanto, una pregunta evolutiva clave es: ¿Cuándo desarrollaron las plantas estos mecanismos "activos"' de control de estomas?

Elizabeth Ruszala, trabajando en el grupo de investigación de Alistair Hetherington en la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol, Reino Unido, estudió los estomas de la Selaginella uncinata, miembro de un grupo primitivo de plantas que apareció hace alrededor de 400 millones de años.

Significativamente, los estomas de este antiguo grupo de plantas terrestres no sólo fueron capaces de abrirse y cerrarse en respuesta a los cambios de luz y de dióxido de carbono, sino que también respondieron al ácido abscísico, una importante hormona vegetal que regula la función de los estomas, especialmente en condiciones de sequía, en las plantas modernas.

[Img #3459]
Estos resultados muestran que la capacidad para regular la apertura de los estomas en respuesta a condiciones ambientales cambiantes ya estaba presente muy temprano en la evolución vegetal.

Toda investigación sobre el funcionamiento de los estomas es de potencial interés para la agricultura del siglo XXI, dado que un reto importante al que ésta se enfrenta cada vez más en muchas partes del mundo es el de lograr nuevas variedades de los cultivos más comunes que alcancen la mayor productividad posible usando menos agua en el proceso.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress