Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 12 enero 2016
Medicina

La obesidad en la infancia, probable obesidad en la madurez

El pediatra Xabier Txakartegi afirma en su tesis, titulada Exceso de peso infantil: intervención en Atención Primaria pediátrica, que el problema del exceso de peso infantil es grave, ya que estos niños han comenzado a desarrollar diabetes de tipo B, hipertensión y otro tipo de enfermedades. Txakartegi ha medido durante varios años el Índice de Masa Corporal (IMC) de los niños y niñas de Gernika-Lumo (España), y, entre otras cosas, ha concluido que aplicando ciertas medidas preventivas el nivel de obesidad no ha descendido pero han conseguido que no ascienda. El autor de la tesis ha admitido que esperaban mejores resultados en lo que respecta a la influencia que podría tener la lactancia materna en el exceso de peso.

 

El pediatra Xabier Txakartegi ha explicado que “los grupos de pediatría de Atención Primaria pueden influir en la ralentización del exceso de peso (EP) o, por lo menos, pueden impedir el incremento de la tasa de prevalencia. Nosotros hemos tomado tres tipos de medidas: las dirigidas a toda la sociedad, las dirigidas a los centros educativos y las dirigidas a los niños, en particular”. El grupo de pediatría de Gernika-Lumo ha realizado un seguimiento sistemático del Índice de Masa Corporal (IMC) de los niños y niñas durante veintiséis años, y han obtenido esta conclusión, según Txakartegi: “No hemos apreciado ninguna mejoría en lo que respecta a las tasas de prevalencia del exceso de peso, pero, no obstante, el nivel de obesidad no ha crecido, al contrario de la mayoría de investigaciones. Por tanto, ¿no hemos solucionado nada? ¿No hemos obtenido ningún resultado positivo? Sí. Sí que hemos obtenido resultados: si comparamos el IMC de niños y niñas de otros grupos pediátricos, en los que no han tomado las medidas que hemos tomado nosotros, nuestra populación infantil está más sana, en lo que respecta al EP”.

 

El grupo de pediatría envió una serie de recomendaciones a todos los centros educativos de Gernika-Lumo; entre otros, se recomendaba no celebrar cumpleaños y demás eventos como hasta entonces, sino de otra manera. También se envió varios consejos a las familias: comer cinco veces al día, dar mayor importancia al desayuno, evitar las grasas saturadas, no tomar bebidas azucaradas, etc. “Fueron estas, más o menos, las medidas preventivas para hacer frente al exceso de peso”, explica Txakartegi.

 

[Img #33097]

 

En general, tal y como afirma el autor de la tesis, las medidas propuestas tuvieron resultados positivos, pero, no obstante, también obtuvieron resultados que no esperaban: por ejemplo, los correspondientes a la lactancia natural. “Para nosotros fue una gran decepción. El resultado no fue positivo, tal y como esperábamos. Pensábamos que la lactancia natural protegía a los niños y niñas del exceso de peso, y los resultados obtenidos no confirmaron nuestro supuesto. Al contrario, los niños y niñas alimentados durante largo tiempo con lactancia natural presentaban tasas mayores de prevalencia estadísticamente significativas”, señala X. Txakartegi.

 

El investigador afirma que sí que hay diferencias entre niños y niñas: “Con respecto exceso de peso, hasta los tres años el nivel de obesidad es parecido entre unos y otras; una vez superados los tres años, el IMC asciende en las niñas, y luego desciende hasta que cumplen los diez años; a partir de entonces, el IMC asciende. En chicos, el ascenso del IMC sucede más tarde (aproximadamente a los seis años); después, el IMC desciende, hasta que cumplen 10-14 años. En resumidas cuentas, en la infancia, los chicos son más obesos, y una vez superada esta etapa, las chicas tienen una mayor tasa de prevalencia en lo que respecta al exceso de peso”. (Fuente: UPV/EHU)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress