Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 27 julio 2011
Ingeniería

Los últimos avances en motores diesel los hacen menos contaminantes

Los motores diesel, relegados durante mucho tiempo a camiones y barcos, están ahora despertando un mayor interés por su eficiencia en el consumo de combustible y por su menor emisión de dióxido de carbono, en comparación con los motores de gasolina.

Por ejemplo, el ingeniero mecánico Steve Ciatti, del Laboratorio Nacional estadounidense de Argonne, defiende la conveniencia de usar motores diesel.

Los motores diesel de última generación ya no contaminan tanto como los anteriores. A ello ha contribuido el endurecimiento de la legislación sobre emisiones contaminantes adoptada en los últimos años en países como Estados Unidos.

La imagen de camiones escupiendo un sucio humo negro, tal como lo describe gráficamente Ciatti, está muy grabada en la memoria de bastante gente. Pero no refleja los avances producidos en los motores diesel durante los últimos años.

Ese humo negro corresponde a las partículas expulsadas por el tubo de escape y consta de hollín y pequeñas cantidades de otras sustancias químicas producidas por el motor diesel.

Los límites máximos permitidos de emisiones contaminantes, impuestos por la Agencia estadounidense de Protección Medioambiental (EPA) y que ahora son más restrictivos, hacen que los motores diesel tengan que cumplir actualmente con los mismos criterios que los motores de gasolina. Esto se logra con la adición de un filtro de partículas (filtro DPF, por sus siglas en inglés), que elimina el humo visible y la contaminación asociada a éste. Los DPFs son muy eficaces. Eliminan más del 95 por ciento de la masa de humo.

[Img #3598]
El humo, atrapado en una matriz de cerámica, se acumula hasta que el ordenador del coche determina que es hora de hacer la limpieza mediante un proceso llamado "Ciclo de Regeneración". Una pequeña cantidad de combustible adicional se añade a las cámaras de combustión en el motor, estando éste en marcha. El calor resultante y el oxígeno activan un catalizador en el DPF para quemar el hollín acumulado.

En Estados Unidos, la normativa de 2007-2010 ha hecho casi desaparecer ese humo antaño tan visible. "Todo coche diesel comprado a partir de 2007 no produce más suciedad que un vehículo con motor de gasolina", subraya Ciatti.

Y dentro de la gama de humos invisibles, los motores diesel modernos emiten, en realidad, menos dióxido de carbono que los motores de gasolina.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress