Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 19 febrero 2016
Geología

Influencia humana mayor de lo creído sobre la vegetación en Madagascar hace mil años

No hay duda de que nuestra especie ha tenido un impacto drástico sobre el medio ambiente físico del planeta, en particular a lo largo de los dos últimos siglos, con el surgimiento de la industria moderna, el transporte y las infraestructuras. Pero como muestra una nueva investigación, los humanos hemos estado transformando el paisaje, con impactos duraderos, desde mucho antes del inicio de la Era Industrial.

 

Unos científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge, y de la Universidad de Massachusetts en Amherst, ambas entidades en Estados Unidos, han encontrado que una extendida y permanente pérdida de bosques en Madagascar que sucedió hace unos mil años no fue debida a un cambio climático o a algún desastre natural, sino a pobladores humanos que los incendiaron para dar espacio al pastoreo de su ganado. Los árboles dejaron paso a campos de hierba en los que dejar pastar a los animales.

 

El equipo de David McGee, profesor en el Departamento de Ciencias Planetarias, Atmosféricas y de la Tierra en el MIT, llegó a esta conclusión después de determinar la composición de dos estalagmitas de una cueva en el noroeste de Madagascar. Las estalagmitas y las estalactitas se forman a partir de agua que, procedente del exterior, gotea al interior de una caverna. Estas estructuras de forma más o menos cónica, unas apuntando hacia arriba y las otras colgando hacia abajo, se forman capa a capa, pueden conservarse durante miles de años, y su composición sirve como registro histórico del medio ambiente reinante encima, en el exterior.

 

A partir de su análisis, el equipo encontró que hace unos 1.000 años, la composición de carbonato cálcico de ambas estalagmitas pasó, de forma súbita y completa, de las proporciones de isótopos de carbono típicas de árboles y arbustos, a las que son típicas de pastos, en un plazo de apenas 100 años.

 

[Img #34026]

 

Los resultados de la investigación sugieren que no fue un cambio climático lo que desencadenó esta transformación del paisaje. Hacia el mismo período en que se produjo ese cambio, los autores del estudio hallaron que los niveles de isótopos del oxígeno permanecieron sin cambios en ambas estalagmitas, indicando que las tasas de precipitación (y el clima en general) permanecieron relativamente estables.

 

Tanto la velocidad a la que este cambio sucedió como el hecho de que no haya señal climática real sugieren la implicación del Hombre.

 

Hay evidencias de que pobladores humanos se establecieron en Madagascar hace alrededor de 3.000 años, y que tiempo después adoptaron un estilo de vida más agrario, introduciendo el ganado en la isla algo antes de hace 1.000 años. Todos los indicios apuntan a que esos pobladores usaron “técnicas de tala y quema” en esa época con el fin de crear terrenos ricos en pasto para el ganado.

 

Parece pues que estamos ante una nueva demostración de que los impactos humanos sobre el medio ambiente no comenzaron con la Revolución Industrial en Europa, tal como señala McGee.

 

Él y sus colegas planean tomar muestras de más cuevas en todo Madagascar para determinar mejor el calendario de esa transformación intencionada de tierras y su alcance.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress