Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 11 abril 2016
Antropología

La población de América del Sur creció sin límites hace 5.000 años

Hace entre 30.000 y 15.000 años varios grupos de humanos cruzaron el ‘puente’ helado que en ese momento conectaba Asia y Alaska. Estos primeros americanos, descendientes de siberianos ancestrales, llegaron hace unos 14.500 años a Sudamérica a través de Panamá o lo largo de la costa occidental del continente. Sin embargo, hasta ahora, las dinámicas de la colonización humana en esta zona del mundo seguían siendo un misterio.

 

Investigadores de la Universidad de Stanford (EE UU) han logrado reconstruir la historia del crecimiento de la población sudamericana gracias a la recopilación de una base de datos procedente de 1.147 yacimientos arqueológicos con 5.464 dataciones por radiocarbono. Según su análisis, América del Sur se pobló en dos fases: hace entre 14.000 y 5.500 años, y entre 5.500 y 2.000 años.

 

“La primera fase de crecimiento logístico –mediado por la disponibilidad de recursos– se caracterizó por una rápida expansión en todo el continente, seguido de un estancamiento a medida que los humanos agotaron los recursos locales”, señala a Sinc Amy Goldberg, primera autora del estudio que se publica en Nature.

 

Según Goldberg, este comportamiento humano hace entre 14.000 y 5.500 años es similar al de otras especies, desde bacterias hasta plantas, aves y mamíferos que invaden un nuevo entorno. Durante 8.000 años su población fue pequeña, pero se expandió muy rápidamente. “En esta fase hubo ciclos de auge y caída: la población humana creció, pero agotaron los recursos disponibles y saturaron el ecosistema local”, subraya la investigadora. Esto llevó a un rápido colapso del tamaño de la población.

 

Sin embargo, lo que ocurrió durante la segunda fase –hace entre 5.500 y 2.000 años– es exclusivamente humano. En ese momento las poblaciones se asentaron en sociedades estables y experimentaron un crecimiento exponencial, sin que el entorno les afectara, tal y como sucede en la actualidad, aunque ahora las poblaciones crecen aún más rápido.

 

[Img #35126]

 

“El segundo periodo permite rastrear los primeros pasos de nuestra masiva expansión hasta la historia reciente”, indica Goldberg. Según el estudio, en esta fase la población se triplicó, sobre todo en la costa del Pacífico: Perú, Chile y Ecuador.

 

Este último patrón de colonización difiere de los de América del Norte, Europa y Australia. En la segunda fase, el crecimiento de la población se hizo posible por el auge de las sociedades sedentarias, más que por el aumento de la agricultura ocurrido hace unos 9.000 años en algunas regiones sudamericanas.

 

La aparición de la agricultura, con cultivos y animales domesticados y en paralelo grandes asentamientos de sociedades, se produjo de forma independiente en muchos lugares del mundo en los últimos 12.000 años. En Europa, este periodo, llamado Neolítico, está muy bien documentado y estudiado.

 

“Se caracterizó por un único origen en Oriente Próximo con una expansión de la agricultura a un ritmo constante desde el este hasta el noroeste”, informa la científica.

 

Sin embargo, el proceso en América del Sur es notablemente diferente: no hay un único origen sino varios, por ejemplo cerca de las actuales Bolivia y Colombia, y la domesticación de plantas y animales se produjo miles de años antes de que las poblaciones se asentaran en muchas regiones.

 

“Fueron los grandes asentamientos, y no solo los recursos permanentes de alimentos, lo que permitió a los humanos conquistar su entorno y crecer sin límite”, recalca Goldberg. Según la bióloga, el crecimiento sin control no es una característica universal de nuestra historia. “Es en realidad bastante reciente”, concluye. (Fuente: SINC)

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress