Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 18 abril 2016
Entomología

Las chinches tienen ahora la piel más gruesa para protegerse mejor de los insecticidas

El resurgimiento global de las chinches a lo largo de las pasadas dos décadas podría explicarse por el hecho, constatado mediante análisis recientes, de que estos insectos han aumentado el grosor de su "piel" (cutícula), lo cual les permite sobrevivir a la exposición a insecticidas de uso común.

 

Esta es la llamativa conclusión a la que ha llegado el equipo de David Lilly, de la Universidad de Sídney en Australia.

 

Las chinches, al chupar la sangre, producen fuertes picaduras. El conocimiento público de su presencia provoca además un fuerte descenso de visitantes en áreas turísticas afectadas, con los consiguientes problemas financieros en hoteles, agencias de viajes y negocios relacionados. Entender por qué se han vuelto de nuevo tan comunes podría ayudar a desarrollar nuevas estrategias para su control.

 

La resistencia a los insecticidas usados habitualmente está considerada la razón principal para el resurgimiento global de los chinches, aunque los resultados del nuevo estudio apuntan como causa específica al citado rasgo estructural, más que una tolerancia puramente química.

 

[Img #35285]

 

Los chinches están recubiertos por el exoesqueleto típico de los insectos, conocido como cutícula y que ejerce de piel o más bien de armadura. Usando un microscopio electrónico de barrido, el equipo de investigación pudo comparar el grosor de la cutícula obtenida de especímenes de chinches resistentes a insecticidas y de la de aquellos que más fácilmente morían por esos mismos insecticidas.

 

La comparación del grosor de la cutícula de los chinches puso de manifiesto una diferencia asombrosa: cuanto más gruesa era esta, más probable era que los chinches sobrevivieran a la exposición a los insecticidas.

 

Información adicional

Quizá también puedan interesarle estos enlaces...

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress